Agua no, coñac

Agua no, coñac
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Estimado Luis García Berlanga, allá donde estés:

- Publicidad -

En esta Talavera de la Cerámica de la gresca, que no de la greca, unos echan raíces antes de plantar las semillas mientras otros esperan a mesa puesta para engullirlas. Y hablando de pájaros, por estos lares el ave vuela tan lento que llevamos 25 años ojipláticos y ya no nos quedan lágrimas. ¡Ay!, si no fuera por el interminable book de la vergüenza habríamos perdido la cuenta de sus continuas frenadas.

En esta Talavera de la Cerámica retratista se sube a los altares al Padre Mariana desde una silla, se calcan recepciones con acordes de himno regional y se posa sin rubor y con medallero mediante ante chicos foráneos a los que no les damos ni agua y ante los logros que otros trabajaron.

En esta Talavera de la Cerámica bíblica la iglesia católica levanta murallas que impiden ver nuestro patrimonio y repelen una y otra vez al turista intruso; se defiende que las aguas se sigan abriendo en canal para empapar los secanos de otros y agostar nuestros regadíos; y se beben cócteles en locales de ocio santificados no vaya a ser que quien hace seis años deshojaba la margarita le dé por montar una moción de censura viendo el panorama.

- Publicidad -Advertisement

En esta Talavera de la Cerámica de pétalos y floral los plazos de seis meses los convertimos en dieciocho, integral significa a medias, y primero talamos los árboles antes de podarlos y encima luego presumimos.

En esta Talavera de la Cerámica artística podemos mancillar y hundir con altanería la imagen de una joven creativa sin conocer a todos los responsables de la ignominia, como podemos premiar un bodrio por simple beatería.

En esta Talavera de la Cerámica de tiralíneas plagiamos unos planos para subirnos a la plataforma del estrellato que acabará con el paro de un plumazo, como ponemos un belén en lo alto y que suba a verlo el que pueda.

En esta Talavera de la Cerámica seriada nos inunda el blanco y negro porque se secaron las pinturas de otros colores para hacer carteles y banderas arcoíris y violetas.

En esta Talavera de la Cerámica antigua que se rige bajo tu escopeta nacional no nos queda otra que hacer caso al marqués de Leguineche y ante tanto vahído dejar a un lado el agua y optar por el coñac.

Admirado Berlanga, lo que te has perdido.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow