Pero no recuerda los cortes y mutilaciones realizados al cadáver

El acusado de matar a la anciana de Navalcán reconoce que la asesinó tras un forcejeo

El acusado de matar a la anciana de Navalcán reconoce que la asesinó tras un forcejeo
Audiencia Provincial de Toledo.
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

El acusado de asesinar y robar a una anciana con violencia en su casa del municipio de Navalcán, en mayo de 2020, ha reconocido que la mató tras entrar a robar y tras un "forcejeo" al ser descubierto, pero ha dicho que no recuerda los cortes y mutilaciones realizados con posterioridad al cadáver.

- Publicidad -Advertisement

En la primera sesión del juicio con jurado popular, compuesto por cuatro hombres y cinco mujeres, en la Audiencia provincial de Toledo, y antes de la declaración del procesado este lunes, el fiscal ha reiterado la petición de 30 años de cárcel (25 por el asesinato y cinco por el robo con violencia en casa habitada), mientras que la acusación particular ha solicitado la prisión permanente revisable y la defensa una condena "justa" por homicidio pero de menos años.

El fiscal ha precisado que le acusa de asesinato por el ensañamiento que tuvo con la anciana de 84 años y vecina de la misma calle cuando aún estaba viva y que las pruebas son "abrumadoras", y la acusación particular se adhiere en gran parte al relato de la Fiscalía pero suma alevosía.

La defensa, por su parte, ha pedido que se tengan en cuenta tres circunstancias atenuantes como son el reconocimiento de los hechos, la drogadicción y que ha pagado una parte de la indemnización, además de que ha insistido en que el procesado estaba "amenazado" por una deuda económica de drogas y que "no tuvo más opción".

- Publicidad -Advertisement

Durante su declaración, el acusado ha admitido que la mató, si bien ha afirmado que su finalidad al entrar en la casa de la víctima era "solo robar", porque le habían amenazado con matarle a él y a su familia por un dinero que debía por drogas y "no tenía más remedio de conseguirlo como sea", que utilizó un destornillador para forzar la entrada, y ha relatado que cuando su vecina se despertó y le vio allí le dijo: "Estate quieta, que no va a pasar nada".

Mientras rebuscaba en los cajones en busca de dinero y joyas, ha dicho que la mujer, a pesar de su situación de vulnerabilidad, le golpeó, se tiró hacia él para pegarle y que empezaron a forcejear, momento en el que ha aseverado que le produjo heridas en la mano y en la cara (32 puñaladas con el destornillador según ha revelado el abogado de la familia), se cayeron en la cama y le tapó la boca con las manos "para que no gritara" y de repente "dejó de respirar".

Sin embargo, a preguntas del letrado de la acusación particular sobre lo que ha definido como "bestial" agresión y una "barbaridad" de cortes que aparecieron en el cadáver y que se produjeron después de morir, ha asegurado que no se acuerda de nada.

- Publicidad -

"No pensaba que estaba en casa"

También ha reiterado en varias ocasiones que no pensaba que la dueña de la casa estuviera dentro, pese a que en mayo de 2020 toda España estaba confinada en sus casas por la pandemia, y que creyó que se había ido con sus hijos; así como ha negado que tirara "a propósito" un armario encima del cadáver sino que ha explicado que se subió a buscar por si había algo encima del mismo y se cayó y ya no pudo levantarlo.

En el interrogatorio de la defensa, el acusado se ha definido a sí mismo como consumidor habitual de drogas y, de hecho, el día del asesinato había tomado alcohol y estupefacientes; ha subrayado que el destornillador que portaba no era para agredir a la anciana sino para forzar la puerta y los cajones, y ha asegurado que se arrepiente de lo que hizo y pide perdón a la familia, a la que quiere pagarle todo lo que se establezca de indemnización (el fiscal ha pedido 100.000 euros para cada uno de los dos hijos de la víctima).

En esta primera sesión del juicio oral ha declarado el hijo mayor de la mujer asesinada, que fue el primero en hallarla muerta, y ha contado los 1.150 días "horrorosos" que ha vivido la familia desde que le quitaran la vida a su progenitora.

Este testigo ha indicado que la relación del acusado con la víctima y su familia era "buena", que cuando llegó a la casa de su madre el día de los hechos encontró "un panorama desolador y dantesco", y ha negado que los hijos se la llevaran con ellos algunas temporadas como ha dicho el acusado porque ella "siempre, siempre, siempre" estaba en su casa, por lo que nadie podía pensar que la vivienda estaba vacía.

También ha declarado el jefe del acusado, para el que trabajaba en las fechas del asesinato, y lo ha definido como una persona "normal", a la que conoce de toda la vida del pueblo, que le reconoció que era consumidor de drogas y que al día siguiente de los hechos lo notó "muy raro" y cuando le comentó lo que había pasado en el pueblo se calló, pero al rato dijo que ya lo sabía e incluso que podrían aparecer sus huellas porque "había estado ayudando a la anciana a mover un mueble".

Por parte de los investigadores, el capitán de la Guardia Civil que fue el instructor del atestado policial y un agente y perito especialista del laboratorio de Criminalística que participaron en las inspecciones oculares que llevaron a cabo el día del asesinato y en días posteriores, tanto en la vivienda de la víctima como en la del acusado, han detallado cómo encontraron el cadáver y las muestras biológicas que se recogieron en la escena y que resultaron ser del acusado.

El juicio continuará este martes con las pruebas periciales y concluirá el miércoles con los informes de conclusiones de las partes y la entrega del objeto del veredicto al jurado popular para su deliberación.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow