Ante los grises de santacoloma

Cristian Escribano y Álvaro Lorenzo abren la puerta grande de la plaza de Illescas

Cristian Escribano y Álvaro Lorenzo abren la puerta grande de la plaza de Illescas
Cristian Escribano y Álvaro Lorenzo salen por la puerta grande. (Reportaje gráfico de Alejandro Lara).

Qué santacoloma está en un gran momento no es nada nuevo. Tampoco hay nada que descubrir. Los grises están de moda y llegaron a Illescas. Una moda que da para triunfar y así lo hicieron Cristian Escribano y Álvaro Lorenzo en el I desafío ganadero de santacolomas entre Ana Romero y Pallarés. El otro toledano -Gómez del Pilar-, que completaba el cartel, perdió la puerta grande por culpa de los aceros.

- Publicidad -Advertisement

Abrió la tarde Cristian Escribano ante un animal serio y abierto de cara de la ganadería de Ana Romero. Una lámina por fuera, pero algo vacío por dentro. El de Esquivias compuso una faena estructurada y ejecutada con la cabeza.

El de Ana Romero no regalaba nada. Estuvo solvente con su mano izquierda y solo el mal uso de la espada le privó de cortar la primera oreja de la tarde. Escribano, tras estoquear el primer toro de su lote, marchó hacia la enfermería para tratar un posible puntazo en la pierna tras una acometida del animal con el uso del descabello.

Al cuarto de la tarde, segundo de su lote, le cortó las dos orejas. El toledano mostró el buen momento que atraviesa a pesar de lo poco que ha toreado este año. Con la muleta estuvo entregado y encajado en sus pases.

Le toreó con verdad y entrega y puso ese punto que le faltaba al de Pallarés. Que tuvo clase pero le faltó el último empujón en la muleta, ya que cada vez, se iba quedando más corto en la muleta. Se volcó con la espada a la hora de entrar a matar y la presidencia asomo los dos pañuelos.

Cristian Escribano.
Cristian Escribano.

Gomez del Pilar demostró una vez más que ve toro por todos lados. El de Cedillo del Condado (Toledo) volvió a rayar a un nivel extraordinario y estuvo por encima de sus oponentes en todo momento. Con el segundo de la tarde hubo pasajes francamente buenos.

Noé estuvo entregado y decidido desde que cogió la capa. Hubo naturales francamente buenos y toreo en redondo profundo. Mató con una estocada en lo alto para cortar una oreja.

En el quinto de la tarde, perdió la puerta grande con la espada, tras cuajarle en la muleta francamente bien. Gómez del Pilar estuvo encajado en todo momento y la faena fue de menos a más.

El final de esta fue apoteósico a base de trincherazos con gusto y pases mirando hacia el tendido. Saliendo con mucha torería de la cara del animal. La tizona y sus diversas entradas le hicieron no poder acompañar a sus compañeros por la puerta grande.

Álvaro Lorenzo fue el claro triunfador de la terna ya que cortó un total de tres orejas a su lote correspondiente. Y es que parece ser, que tras su paso por Azpeitia, el toledano está cogiendo gusto a los ‘grises’ y la verdad es que no se le dan nada mal.

Álvaro Lorenzo.
Álvaro Lorenzo.

De sus muñecas y su muleta salió la mejor faena de toda la tarde. ‘Molesto’ con el hierro de Pallarés fue un gran toro que debió de ser premiado con la vuelta al ruedo. Lorenzo lo cuajó a la perfección en una faena que fue in crescendo. El de santacoloma iba a más en la muleta del toledano que ejecutó perfectamente al natural.

Álvaro apostó y salió vencedor ante un animal que toreó con naturales calados y profundos. Un animal que en ningún momento abrió la boca. Una faena que sin duda nunca olvidará el toledano. Y al que cortó una oreja tras escuchar dos avisos.

Al sexto y último que cerraba plaza, le termino desorejando. Y es que las cosas, en ocasiones, no acaban como empiezan. El miedo y el respeto se apoderaron de Lorenzo y su cuadrilla cuando se hizo presente en el ruedo un toro serio de nombre ‘Alguacilillo’ de la ganadería de Ana Romero.

Un toro que salió con muchos pies pero que realmente no se comía a nadie para el excesivo castigo que sufrió en varas donde tuvo dos entradas demasiado excesivas.

Faltó confianza en las primeras tandas pero que comenzó a olvidar el toledano para acabar apostando por él. Le fue metiendo en el canasto a base de serenidad y buen hacer en la muleta. Obedeció a los toques y sacó pases de mérito, poderoso en los pases de pecho. Acertado con la espada aunque quizás las dos orejas se quedaron algo excesivas.

Gómez del Pilar.
Gómez del Pilar.

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow