Tras cortar cuatro orejas

El torero Tomás Rufo también sale por la puerta grande en la plaza de Arenas de San Pedro

El torero Tomás Rufo también sale por la puerta grande en la plaza de Arenas de San Pedro
Tomás Rufo y Emilio de Justo salen a hombros de la plaza de Arenas. (Foto: Mundo toro)
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

El pepinero Tomás Rufo y Emilio de Justo, que han cortado cuatro y tres orejas, respectivamente, han sido los triunfadores de la corrida de toros celebrada este domingo en Arenas de San Pedro (Ávila).

- Publicidad - Advertisement

En una tarde triunfal y triunfalista, con lleno en los tendidos, Roca Rey ha sorteado el lote de menos opciones, pese a lo cual ha paseado un trofeo. La terna ha protagonizado una tarde de gran competencia gracias en buena medida al excelente juego de los toros de Garcigrande.

Abrió fuego Emilio de Justo con un toro que derrochó nobleza, discreto en su pelea en el caballo y que repitió en su embestida por el derecho. Muy metido en la faena desde los inicios, De Justo lo cuajó a placer en una faena enfibrada, con ritmo y ligazón. También le sacó partido a su oponente al natural, a pesar de que por ese lado el animal iba con la cara a media altura.

Con el cuarto, el extremeño se ayudó de la voz. Voluntarioso y a base de técnica se impuso a la exigente embestida de ‘Gracioso’, que había cumplido en varas y no terminaba de irse a la salida del muletazo, pero que sacó un excelente fondo. En el tramo final logró naturales muy meritorios y una tanda con mucha intensidad sobre la diestra, de menos a más. Se mostró contundente con la espada, caída en su colocación.

- Publicidad -

Muy meritorio anduvo Roca Rey con el segundo, un toro muy protestado al estar descoordinado de los cuartos delanteros. A base de paciencia y técnica por parte del peruano, el toro se fue afianzado hasta sacar profundidad y recorrido en su embestida. Roca lo mimó y lo entendió a la perfección en un trasteo de menos a más cimentado en el temple y la suavidad. Se tiró arriba con la espada pero se fue al sótano en su ejecución.

A pies juntos por alto inició Roca Rey la faena del quinto, un toro que pesaba más en su embestida y punteaba la muleta. No fue inconveniente para que le plantara cara en los medios, siempre con la muleta por delante.

Aguantó parones al natural. Varios desarmes en las tandas iniciales impidieron que aquello tomara vuelo en un trasteo de muchos altibajos. Con sacacorchos sacó algunas tandas al natural. Resultó una faena de largo metraje, incluso llegó a escuchar un aviso antes de cambiar la espada.

- Publicidad -

Con el cuerpo a cuerpo en el tramo final, dejándose acariciar los bordados por los pitones, Roca Rey terminó de calentar al tendido. Anduvo muy desafortunado con la espada otra vez.

Encajado lanceó a la verónica Tomás Rufo al tercero, brocho de cuerna pero con más remate que sus hermanos. El toledano firmó una faena ligada y templada en los medios sobre la diestra, el pitón con el ‘Bandera’ repetía con ritmo y nobleza. Al natural, a pesar de costarle más en sus viajes, también le cogió el aire el torero con naturales de trazo muy largo. Se atracó de toro en la suerte suprema dejando una estocada contraria.

No se conformó Rufo con la puerta grande asegurada en el tercero, recibiendo al colorado sexto con una larga cambiada de rodillas. ‘Ricachón’ se empleó más en el peto que sus hermanos. Por delantales resultó vistoso quite de Rufo. Ante la falta de fortaleza del animal, lo llevó sin tirones y a media altura, dando tiempo entre tanda y tanda, vaciando los muletazos por arriba.

Firmó una faena muy trabajada exprimiendo las embestidas de este último toro con naturales de muchos quilates, y rematada con un espadazo.

Ficha del festejo

Toros de Garcigrande (1º y 6º) y Domingo Hernández, dispares de hechuras, pobres de cara, bravos y nobles en líneas generales, salvo el descoordinado segundo y el deslucido quinto. El cuarto, de gran fondo, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Emilio de Justo (catafalco y oro): estocada a toro arrancado tras pinchazo (oreja); estocada caída (dos orejas).

Roca Rey (azul rey y oro): bajonazo trasero (oreja); media estocada caída y descabello tras un metisaca (ovación tras dos avisos).

Tomás Rufo (azul soraya y oro): estocada contraria (dos orejas); estocada (dos orejas tras avusi).

Se ha registrado un lleno en los tendidos en una corrida en la que acompañó una agradable temperatura.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow