miércoles, 21 octubre 2020
- Publicidad-

Bajan los incendios y la superficie quemada en la provincia de Toledo con respecto a 2019

Balance de la campaña de este año

Úbeda (i) y Villarrubia, durante su visita al COP.

El delegado de la Junta en Toledo, Javier Úbeda, durante una visita realizada al Centro Operativo Provincial (COP) de lucha contra incendios de Toledo, ha informado del balance de la campaña de incendios forestales 2020 en la provincia.

Úbeda ha manifestado que “desde la prudencia, el análisis de los datos comprendidos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre muestran un balance que podemos calificar de positivo, donde destaca que la superficie forestal afectada en la provincia ha sido de 957,8 hectáreas frente a las 2.652 hectáreas del año anterior, lo que supone un descenso del 64%.

Javier Úbeda, que ha estado acompañado por el delegado de Desarrollo Sostenible, Tomás Villarrubia, ha subrayado igualmente que durante el período analizado han descendido el número de incendios respecto al año anterior, habiéndose producido 402 siniestros de los que 312, el 77,6% ha sido extinguido en fase de conato, esto es con una afección menor a una hectárea, lo que “muestra la eficacia de los hombres y mujeres del dispositivo”.

Tan solo 90 han sido catalogados como incendios, una cifra que también es mejor en relación a la pasada campaña donde se produjeron 107.

En este contexto, Úbeda ha hecho un reconocimiento de la efectividad y rapidez de respuesta de todo el dispositivo del Plan Infocam en la provincia de Toledo, que está compuesto por 422 personas y ha contado con un presupuesto del Gobierno regional de 15,2 millones de euros, así como de la solidaridad y profesionalidad de estos hombres y mujeres que han participado en la extinción de incendios en comunidades autónomas vecinas y en labores de desinfección frente al Covid-19.

“Os agradecemos vuestro trabajo diario a lo largo de todo el año, ya que vuestra labor es imprescindible para la conservación de nuestro medio natural y nuestro patrimonio forestal, tanto en las labores de prevención, vigilancia y extinción que realizáis para evitar los incendios, así como para minimizar en lo posible los estragos que causan en la naturaleza y evitando en coordinación con otras administraciones y colectivos el daño a las personas y sus bienes”, ha aseverado el delegado de la Junta en Toledo.

Los peores, en La Estrella, El Real de San Vicente y Madridejos

Por su parte, el delegado de Desarrollo Sostenible, tras recordar que el Plan Infocam está activo todo el año, se ha centrado en el período de alto riesgo, cuyo análisis también arroja resultados positivos en la provincia.

Así, Tomás Villarrubia desgranaba que en el período comprendido entre el 1 de junio y el 30 de septiembre, se han registrado en la provincia un total de 170 incendios, 43 más que en el mismo período de tiempo que el pasado año. De estos 170 incendios, 94 han sido extinguidos en fase de conato, el 55,2%, y se ha reducido la superficie forestal quemada en un 58%, ya que en este período ardieron 901 hectáreas frente a las 2.152,98 del pasado año.

“El mejor incendio es el que no se produce; en muchos casos no podemos evitar que se inicie un fuego, pero hay una gran diferencia en la evolución del mismo en función de la rapidez con la que se actúe sobre las llamas y de los trabajos previos de selvicultura que se hayan realizado en la zona”, ha explicado el delegado de Desarrollo Sostenible, que ha considerado que “la mejoría en los datos se debe en buena parte a la rápida intervención del dispositivo contra incendios”.

En este contexto, Villarrubia ha indicado que “afortunadamente ha sido esta una campaña sin grandes incendios forestales tanto en la región como en la provincia, siendo los tres peores los sucedidos en La Estrella, con 318,9 hectáreas quemadas, y en El Real de San Vicente, con 58,7 hectáreas y en Madridejos, siendo este último un paradigma de la importancia de actuar con rapidez y eficiencia, pues solo se quemaron 25 hectáreas, y era un fuego peligroso que con una reacción más tardía se hubiese podido descontrolar”.

También el delegado provincial ha reconocido el trabajo diario de los miembros de un dispositivo consolidado y eficaz, cada uno en sus responsabilidades y ha recordado que el Ejecutivo regional es consciente de la importancia y la peligrosa labor que desempeñan cada uno de los trabajadores de la empresa pública Geacam, los técnicos forestales, los agentes medioambientales, etc., así como de la labor diaria en las tareas de prevención que “son de suma importancia para evitar la propagación del fuego”.

Dispositivo en la provincia de Toledo

El dispositivo de Vigilancia y Extinción del Plan INFOCAM en la provincia de Toledo cuenta con una plantilla de 422 trabajadores, de los que 337 son personal de la empresa pública GEACAM y otros 85, entre técnicos, conductores y agentes, son personal de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Con respecto a los medios aéreos, el Plan Infocam cuenta en la provincia de Toledo con dos aviones de carga en tierra y un helicóptero de extinción, con base en el Quinto de Don Pedro; tres helicópteros de transporte y extinción, dos con base en Talavera de la Reina y el tercero en Robledo del Buey; y dos aviones de coordinación con base en Lillo.

A estos medios contratados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha debemos sumar los medios asignados por el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que en nuestra provincia es el BRIF, compuesto por dos helicópteros semipesados con una cuadrilla de 14 especialistas, dos capataces y un técnico jefe de brigada, que está ubicado en La Iglesuela.

Asimismo, en la provincia de Toledo contamos con 16 autobombas, ocho de ellas autobomba retén, con capacidad de 3.000-4.000 litros, un camión nodriza con capacidad de 12.000 litros, 16 retenes terrestres, ocho patrullas móviles con vehículo todoterreno y una capacidad de 500 litros (6 diurnas y 2 nocturnas), 2 brigadas helitransportadas con helicópteros con capacidad de lanzamiento de 1.000 litros, 10 puestos de vigilancia, tres máquinas pesadas, dos unidades móviles de comunicaciones y 2 puestos de mando avanzado.

A estos medios, hay que sumar también un retén terrestre con autobomba de 4.000 litros y un puesto de vigilancia en la finca “Quintos de Mora” de Los Yébenes, asignado por el MITECORD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad