3.5 C
Toledo
3.5 C
Talavera de la Reina
jueves, 2 abril 2020
- Publicidad-
- Publicidad-

La política de verano

Paco Núñez felicita a Emiliano García-Page tras ser investido presidente de Castilla-La Mancha. (Foto: Efe).

A medida que avanza el verano, los distintos gobiernos de la Junta, Diputación y ayuntamientos continúan aterrizando. Eso sí, cada uno a su modo. En las Cortes regionales, por ejemplo, da la impresión que el PSOE no utilizará mucho el rodillo de la mayoría porque las tres formaciones políticas con representación en la cámara quieren entenderse, quizá el mayor problema exista entre PP y Cs, que ya se han tirado los trastos a la cara.

Este lunes, sin ir más lejos, el Parlamento regional aprobará dos asuntos de calado y con el apoyo de los tres grupos. Uno de ellos es que se pueda ostentar la Presidencia de Castilla-La Mancha por un periodo más de ocho años y otro que los diputados cobren por su trabajo, algo que eliminó María Dolores de Cospedal.

El presidente Emiliano García-Page –que ha firmado esta semana ceses y nombramientos dentro de la estructura interna de su Ejecutivo, una operación en la que la provincia de Toledo no ha salido malparada- tiene decidido abordar los grandes asuntos de la región con la oposición y llegar a acuerdos para llevarlos a buen puerto. De hecho, ya ha anunciado un encuentro con los líderes de PP y Cs.

Ciudadanos, tras ese acuerdo tácito con los socialistas, está receptivo y con ganas de empujar en la misma dirección que Gobierno regional y PP da la impresión que está abandonando el corsé que le impuso Cospedal, tal y como se ve en algunas maniobras y como reconocen en privado alguno de sus dirigentes, por lo que parece que los acuerdos cristalizarán.

Y mientras los socialistas viven un verano de vino y rosas, el PP se lame las heridas, pero mirando hacia adelante en casi toda la geografía provincial a excepción de Talavera, que aún parece no saber por qué han recibido tamaña bofetada de la ciudadanía. Setenta poblaciones continúan gobernadas por los populares y ahí se apoya el partido para hacerse visible. Además, Paco Núñez ha mandado a sus huestes que abandonen los despachos y se mezclen con la gente y ha encargado una importante tarea a su grupo en la Diputación: que sea muestre cercano al pueblo. Y en ello andan los diputados provinciales toledanos.

Tita García, con el bastón de mando de la Ciudad de la Cerámica.

Esos alcaldes

La temporada estival es la época marcada por los distintos núcleos urbanos para desarrollar sus fiestas patronales, una de las asignaturas que deben de aprobar los diferentes presidentes de las corporaciones locales. Y mientras organizan los eventos deben de estar al tanto de múltiples asuntos, ardua tarea para aquellos alcaldes que no cuentan con experiencia si tenemos en cuenta que, además, deben de luchar contra las andanadas que les lanza una oposición que el año pasado por ahora estaba en el poder.

Hay alcaldes de todo tipo. Veteranos, bisoños, con experiencia, con cierto miedo o faltos de personalidad, que de todo hay en la viña del señor. Pero quizá los más nocivos son aquellos que, escudándose en eso tan manido de debo consultar con mis concejales o con el secretario, no dan la cara, no toman decisiones y se escapa el tiempo sin sellar determinaciones.

Claro, que hay ayuntamientos y ayuntamientos. El de Toledo ya se ha bautizado con la unanimidad y el de Talavera está viviendo su particular San Quintín por el desorden y abandono dejado por el gabinete Ramos. Esto hace que el actual grupo municipal del PP se dedique más a contestar –como puede- al Gobierno local que a ejercer una oposición de mérito.

Tita García no lo tiene fácil, pero cuenta con el beneplácito de los ciudadanos, su gran ilusión y que en estos ocho años no se ha hecho nada en la ciudad. Con poco cristalizará un buen balance, pero Talavera necesita más y Tita lo sabe. Este es su reto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Actualidad