sábado, 26 septiembre 2020

Nada del nodo

Ayer el Partido Popular presentó por medio del organismo autónomo local IPETA su propuesta definitiva sobre la “Tipología, diseño y alternativas para la implantación de una plataforma logística-intermodal en Talavera de la Reina.” Este documento, elaborado por una consultora, ha supuesto un desembolso de 46.000 euros de las arcas municipales, entra frontalmente en contradicción con lo aprobado en el pleno de 25 de enero de 2018, que redujo a “entre un 11 % y un 20 %” el suelo acotado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha el 14 de febrero de 2017 (en total 263,17 hectáreas), y que el pleno redujo a entre 28,95 y 52,63 hectáreas; y no las 232,14 comprometidas en el proyecto ayer presentado.

El Partido Popular hace oídos sordos a la propuesta que definitivamente fijó en 2018; pero sobre todo ningunea a los vecinos de Talavera la Nueva, que se han opuesto a que la reserva de suelo se ubique prácticamente sobre su casco urbano, ocupando decenas de explotaciones agropecuarias. Desde Ganemos Talavera se estuvo en su día del lado de los vecinos de Talavera la Nueva, y se llevó al pleno la eliminación de la reserva de suelo, y planteó alternativas más adecuadas para su ubicación en otras zonas del término municipal, o en la propia reserva de suelo industrial (definida en el planeamiento para los usos previstos en una terminal logística intermodal), que contempla el Plan de Ordenación Municipal, una enorme extensión de cientos de hectáreas clasificadas; o en la zona este de a ciudad, en en triángulo comprendido entre la A-5, la carretera CM-4000, y la propia traza del ferrocarril.

Es desconcertante esta actitud del Partido Popular, presentando este documento anacrónico y fuera de lugar, que por otro lado sólo es una propuesta más, que, más allá de los fondos de iniciativa privada para su ejecución y que superan los 52 millones de euros, fía a terceros actores la supuesta futura implantación de una plataforma logística; encomendando a un futurible Plan de Singular Interés (PSI), de gestión y competencia del gobierno de Castilla-La Mancha, y que implica una supuesta agilidad urbanística que puede ser lesiva para los intereses de los afectados en Talavera la Nueva por las expropiaciones y reubicaciones que se lleven a cabo.

Lo que queda claro es que no se ha contado en ningún momento con la opinión de los vecinos, ni antes en 2008 ni ahora diez años después, vertida en cientos de alegaciones; que, pese a lo aprobado en el pleno de enero de 2018, se sigue apostando por una ubicación equivocada, que atenta contra la calidad de vida de Talavera la Nueva, y que acabará con parte del tejido productivo asentado en el suelo reservado.

Como sostuve en el pleno de enero del año pasado, es un error estratégico insistir en la ubicación de la reserva de suelo para la plataforma logística que se dibujó en los mapas allá por el año 2008 (antes de que el POM definiera precisamente el suelo para los usos industriales); y que en vez de rectificar, se mantenga tozudamente incluso saltándose lo que el propio Partido Popular con los exconcejales de Ciudadanos, el Partido Socialista, y los concejales No adscritos dieron por bueno en el pleno de enero de 2018.

Es más que preocupante la situación, viendo los plazos, analizando la nula demanda, y a la espera de lo que plantee hoy el ministro Ábalos en la enésima presentación del trazado del Corredor Atlántico y  que previsiblemente incluirá paso y parada por Toledo, con lo que la capital regional se convertirá en punto neurálgico de conexión de los ramales del eje Atlántico desde Lisboa/Sines por el oeste, y desde Algeciras por el sur. No hay que olvidar que el nodo logístico de Toledo es de prioridad regional (financiación pública junto con los de Alcázar de San Juan y Albacete); mientras que el de Talavera de la Reina es de facto de segunda categoría, y de financiación privada. Veremos, pero de momento de nodo, nada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -