viernes, 18 junio 2021

Universidad y futuro

- Publicidad -

Por desgracia en Talavera es muy frecuente que confluya la desvergüenza mafiosa con la estupidez.  Después de meses dando vueltas al tema de la universidad privada con personajillos emuladores de Don Vito, siempre dispuestos a poner el cazo mientras se dan golpes de pecho o proclaman su talaveranismo a ultranza y otros personajes de faz mentecata  que pueblan las esferas de la política local, hemos llegado al desenlace más negativo para la ciudad y más propicio para los vagos, mangantes y demás chusma que se mueven como pez en el agua por estas lides.

Los que salen dando la cara con disimulada tristeza, son simplemente tontos. Los verdaderamente peligrosos se cuidan mucho de mostrar su rostro de cemento y solo nos dan su cara amable para intentar confundir al respetable.  Pero llegará San Martín, no lo duden. La cara de la estupidez la ponen los que desde su pesebre inmerecido jalean con alborozo el que un proyecto como el de la universidad privada pueda no venir a Talavera.

En palabras  de los promotores venezolanos del proyecto, su intención era, y de momento es, hacer de talavera una ciudad universitaria.  Un anhelo sublime que a buen seguro seguirá dándose de bruces contra el redil de borregos que nos gobierna en la luz y en la sombra.

Sin embargo la idea ni es descabellada ni inverosímil ni imposible.  Hay ejemplos de ciudades que han encontrado el camino de su salvación a través de ideas que en un principio parecieron inviables. Hay ciudades que encontraron su futuro en el deporte, en el cine, en la cultura, en el juego, en la tecnología, en la medicina, en la agricultura y en un sinfín de sectores donde aplicaron innovación, osadía y mucho trabajo.  ¿Por qué no  en Talavera?

Nos empeñamos en sectores tradicionales como el comercio, la artesanía o la agricultura, que sin duda son sectores a defender, pero debemos hacerlo con nuevas ideas, con nuevas formas y con la creatividad necesaria que exigen los nuevos tiempos. De momento no hemos hecho nada en el buen sentido, no se ha puesto ni un solo ladrillo para construir el futuro de nuestra ciudad con estos sectores productivos como base. 

Pero alguien viene de fuera con más fe en nuestra ciudad que nosotros mismos y nos propone un sector diferente, el de la educación. Un sector con amplias miras que implica tecnología, desarrollo, juventud,  deporte, sanidad y cultura. Un sector liberado de los convencionalismos de la universidad renqueante que sufrimos y abierto a los decenios venideros.

 ¿Cómo lo recibimos en Talavera? Los mafiosos buscando sacar tajada, los vagos indecentes que gobiernan temerosos de que les hagan trabajar, la población civil con indiferencia, los del pesebre con consignas y dogmas caducos y los que ven una luz de esperanza pronto se dejan llevar por la melancolía… ¿Apostamos a que somos capaces de joderlo? 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad