lunes, 14 junio 2021

Aurelio de León

Aurelio de León.

Vuelve la cámara de Miguel Betis al populoso barrio de Puerta de Cuartos para retratar a un personaje, como Aurelio de León, que tanto le marcó al retratista en su infancia. Unas fotos que se han realizado en la parroquia de San Andrés, el templo que avivó la vida sacerdotal de Aurelio y que hizo aflorar la religiosidad en un buen número de feligreses.

Aurelio de León nació en La Torre de Esteban Hambrán, pero es un talaverano más. De hecho tiene el honor de ser hijo adoptivo de esta ciudad que él conoció en 1962 y en la que ha visto experimentar distintos cambios.

Fue en ese año, 1962, cuando Aurelio debutó como sacerdote en Talavera. Lo hizo en la parroquia de San Andrés, que entonces apenas tenía culto, pues únicamente se llevaba a efecto una misa los domingos. Se estableció en el barrio de la Puerta de Cuartos, una zona que exhibía muchas carencias en lo que a su infraestructura se refiere.

La pobreza, la falta de higiene y el retraso cultural y social habían anidado en esta parte de la población. Y Aurelio no fue conformista, ni mucho menos, ante la situación; por lo que, además de su labor pastoral, despegó una gran iniciativa social y cristalizó distintas mejoras en el barrio.

Su actividad despertó muchas sospechas en la Talavera de entonces y la policía franquista rápidamente puso el ojo en él. Su historial reflejaba que había sido compañero del Padre Llanos en el Pozo del tío Raimundo. A esto se unió que, algunas de las actividades que se desarrollaban en una parroquia que respiraba libertad, no fueran bien vistas por los vecinos.

Aurelio de León, en la parroquia de San Andrés.

Así, las homilías que Aurelio lanzaba eran vigiladas por los censores e informadores del régimen y más cuando organizó una conferencia de jesuita Díaz Alegría. Y para que el sacerdote no escapara de la diana, un día acogió en la iglesia de San Andrés un grupo de sindicalistas que trabajaban en la Central Nuclear de Almaraz para expresar sus reivindicaciones y, la situación se agravó más, cuando celebró un funeral por la muerte de un militante de la Joven Guardia Roja.

Unos momentos tensos que se adquirieron relevancia cuando aparecieron unas pintadas en las paredes de la iglesia en su contra y en las que se podía leer, entre otras cosas, Curas rojos a Ruisa. Y desde aquí se le comenzó a conocer como el cura rojo. Pero estas adversidades no derrotan a Aurelio, que no abandona su labor intensa en el barrio. Llega hasta fundar una cooperativa de viviendas que construye medio centenar de casas.

Su labor no gusta nada a la Iglesia y fue cesado como párroco en 1993, lo que hace que toda Talavera se manifieste en contra de esta decisión del Arzobispado de Toledo. Desde entonces oficia misa, a su manera, en otro barrio cercano: el Nuestra Señora del Prado, al que acuden sus fieles de siempre.

Aurelio también se compromete con asociaciones de ayudas a los pobres, mujeres maltratadas o gente marginada. Su implicación es tal que acaba creando la Asociación Socio-Cultural San Andrés, que es un espejo regional de rehabilitación y ayuda para los que la necesitan.

Ahora, a los noventa años, Aurelio sigue paseando su activismo por la ciudad, aderezado por su amabilidad y se muestra tan comprometido como entonces realizando lo mejor que sabe hacer: dedicándose a los demás.

2 Comentarios

  1. D.Aurelio es una persona maravillosa y humanísima. Por lo que extraña sobremanera que él no tenga el Premio Ciudad de Talavera. Como así lo tienen otros que son Hijos Predilectos o Adoptivos como él. Ángel Ballesteros, Joaquín Benito de Lucas, Julio Mayo, Álvaro Bautista…..Esto solo pasa en Talavera, claro que hay que conocer a los individuos e individuas que ahora gobiernan con mano de hierro la Asociación Aurelio de León .En todo caso, creo que D. Aurelio ha cometido un grandísimo error que nadie de los suyos reconoce porque le consideran perfecto y eterno: Como Saturno, ha “devorado a sus Hijos”. NO tiene, NI hay Sacerdotes que vayan a continuar su labor y su misión. Cuándo muera -y ocurrirá aunque algunos le consideran joven aun a pesar de sus 90 años- nada quedará. Todo será un desierto estéril. Eso ocurre cuándo la soberbia campa a sus anchas……Y sobre todo, cuándo NO se cree en el relevo generacional. Algo muy típico y común en Talavera.

    • Contestación a “El marqués de Villena”.
      Dice nuestro refranero que “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”, pero esto no va conmigo. Quiero contestar, aunque me lleve mucho tiempo, a la persona que se esconde bajo el pseudónimo de “El marqués de Villena”. Yo no me escondo, soy Mª Ángeles Sánchez Ollero y pertenezco a la Asociación Socio-Cultural Aurelio de León desde hace muchos años. Hoy te voy a decir una cosa, solo una, iré poco a poco. En la asociación no “gobiernan individuos e individuas con mano de hierro”, trabajan personas comprometidas, solidarias y con manos tendidas a los más necesitados. Tomamos las decisiones de forma democrática y siempre pensando en el bien de todas las personas que se acercan a nosotros. Te invito que pases por nuestra sede, el próximo jueves día 3 de mayo y veas nuestra forma de trabajar. Así comprobarás que no hay ninguna mano de hierro. Hay manos unidas y corazones comprometidos con muchas horas de trabajo por parte de todos nuestros voluntarios y voluntarias. Todos con un objetivo común: “La promoción cultural y social de las personas”.
      No comprendo que hayas escrito sin conocernos. De verdad, me gustaría que nos acompañases en la próxima reunión de la Junta Directiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad