lunes, 23 mayo 2022
- Publicidad -

El talaverano Darío Martín da una lección magistral peregrinando a Guadalupe

Estudiante del Colegio BIOS, tiene trastorno del espectro autista

- Publicidad-

En cinco días, los que van de 13 al 17 de octubre, el joven talaverano Darío Martín Tártalo ha impartido una lección magistral, ejemplo para todos los niños y jóvenes que tienen trastorno del espectro autista (TEA).

Junto a su padre Álvaro, recorrió los 263 kilómetros del Camino Real a Guadalupe, desde la iglesia de Los Jerónimos (Madrid) hasta el monasterio cacereño.

Cuatro etapas a pie y en bici -San Jerónimo-El Álamo (43 kms.); El Álamo-Talavera (101 kms.); Talavera-Villar del Pedroso (67 kms.); y Villar del Pedroso-Guadalupe (53 kms.)- que culminaron el sábado a las 22 horas, para poder asistir el domingo a la misa del peregrino en Año Jubilar Guadalupense, que por mor de la pandemia se ha extendido hasta el día 10 de septiembre de 2022.

Allí, con el templo abarrotado de fieles, padre e hijo recogían en el altar mayor de manos del Superior de la Comunidad Franciscana del monasterio la Guadalupense, documento que reciben los peregrinos tras llegar a la Virgen de las Villuercas.

Preparación física y superación personal

Esta demostración de superación personal no ha sido fácil porque el TEA limita las capacidades sociales, conductuales y comunicacionales de quienes lo padecen.

El inquebrantable apoyo y comprensión de sus padres (Álvaro y Sara) es el refuerzo necesario que recibe Darío, más allá del colegio y las terapias, para enfrentarse al mundo.

Y para afrontar esas cuatro extenuantes etapas ha precisado de muchos meses de preparación física donde no se han escatimado esfuerzos.

Desde la Asociación Peregrinos a Guadalupe, que ha informado de este encomiable periplo, se refiere que Darío “ha querido demostrar las cosas grandes que pueden hacerse cuando se pone empeño y alegría, y tanto padre como hijo han disfrutando en grande este camino peregrino que celebra su Año Santo, sellando su pasaporte en cada uno de los pueblos que  han atravesado y compartiendo su experiencia con sus gentes”.

Precisamente esa experiencia y esa felicitación, admiración y reconocimiento recibidos desde el altar del Real Monasterio de Guadalupe tienen que contribuir a seguir limando esa disfunción. Así sea.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad