- Publicidad -
Home Opinión El cacao maravillao de la vacunación contra el Covid

El cacao maravillao de la vacunación contra el Covid

1

Que resulta, tú verás, que el personal inyectable de este territorio comanche está despistado y cabreado, a partes iguales, por el cacao maravillao desatado por la vacunación masiva contra el coronavirus.

Más que nada por la inopia ciudadana respecto a información, transparencia, citas, tipo de vacunas, efectos secundarios de cada una de ellas y tal y tal.

Una retahíla de dudas metódicas que se hace carne y cocido mental desde el mismo instante en que se recibe el repentino aviso oficial de que tiene que vacunarse en tal sitio y a tal hora, por estos lares en esa peazo de Talavera Ferial vinculada más que nunca en estos pandémicos tiempos al siempre añorado Mercado Nacional de Ganado.

Y, ojo al dato, ganado no del todo selecto y electo actualmente, ni antes ni después del pinchazo en sí. Antes, porque nadie se interesa por ese curriculum sanitario y farmacológico que consta en el historial elaborado paciente y abnegadamente durante años por esos médicos de Atención Primaria que, esa es otra, mantienen inexplicablemente en fuera de juego a lo largo de todo el proceso del teso.

Aunque luego, tú verás, son ellos los que apechugan con el relato y trato de los síntomas que sus pacientes tienen o creen tener, tras una vacunación de la que los facultativos más cercanos al ganado no selecto, con perdón, no tienen ni pajolera idea por pura y dura marginación gestora y profesional. Que manda huevos.

El caso es que si la información brilla por su ausencia en la primigenia selección del rebaño, que no tiene ni siquiera la posibilidad de solicitar que se le administre la vacuna más idónea a su particular estado de salud, no digamos nada de lo que acontece una vez trasladado al apartadero de vacunados, sin tan siquiera un simple crotal identificativo.

Y ahí ya, a ver, la puta base ciudadana se ve obligada a testar su evolución y estado a través del socorrido google, porque absolutamente nadie les informa oficial y directamente sobre los síntomas y efectos que pueden aparecer tras recibir la vacuna y, claro, de la manera más eficaz para tratarlos farmacológicamente.

Que no digo que esa información no exista, sino que a los vacunados tan sólo llega a través de rumores, experiencias e historias compartidas, recomendaciones de paracetamoles a punta pala y, ya digo, la atención de esos médicos de cabecera que están hasta las cejas de trabajo, teléfonos, papeles y afrentas.

Y lo peor, para este longevo e irreductible criticón, es que no se puede acusar de la cosa directamente a nadie. Ni al personal que cita con paciencia y diligencia, ni al de enfermería que tan amablemente te pincha, ni tan siquiera a los órganos administrativos más cercanos que hacen lo que les mandan, como siempre, y distribuyen lo que buenamente les llega del sustancioso e interesado mercado viral.

¿Entonces? El consabido y socorrido sistema, señoras y señores. Ese conjunto de elementos relacionados y organizados entre sí que deberían funcionar como un todo, para beneficio de la globalidad, pero cuyos intereses siempre van por y para otra parte. Para la parte contratante de la primera parte, concretamente.

Así pues, visto cómo está el panorama, suerte para todos y todas en este incierto tercio de banderillas.

1 COMMENT

  1. Efectivamente, coincido en un aspecto con el articulista. El pasado día 31 me vacunaron con la primera dosis anti Covid. Resido en una pequeña población del área de Talavera. Pertenezco al colectivo de Muface pero estando empadronado en la población tengo el mismo tratamiento de atención primaria que los acogidos al sistema oficicial de la Seguridad Social. Sien embargo ellos ya estaban avisado de que ibana a ser vacunados. A mí me llamaron “sobre la marcha”. Me vacunaron por chiripa, pues mi intención era estar en Talavera ese mismo día, cita que se cambió… G.a D…. Es decir, orden lo que se dicen orden, llevan el que pueden.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Salir de la versión móvil