sábado, 28 noviembre 2020

Bajan los infectados en las residencias de mayores de 700 a 455 en una semana

El director general de Salud Pública, Juan Camacho.

El número de personas infectadas por coronavirus en las residencias de mayores de Castilla-La Mancha ha experimentado una bajada en la última semana, de manera que ha pasado de 700 residentes confirmados activos a 455, así como se ha reducido en casi 20 el número de residencias con positivos, si bien Toledo sigue siendo la provincia más afectada.

Así lo ha destacado el director general de Salud Pública, Juan Camacho, en una rueda de prensa que ha ofrecido este miércoles para dar cuenta de la evolución de la incidencia de la Covid-19 en la comunidad autónoma.

Esta reducción de casos en residencias, ha dicho, hace al Gobierno regional tener la “sensación” de que están funcionando con más efectividad las medidas tomadas.

Con todo, ha subrayado que la “principal preocupación” del Ejecutivo autonómico “era, es y seguirá siendo” las residencias de mayores por la propia población de las mismas, con factores de morbilidad y vulnerabilidad, y por la propia estructura de las residencias.

La diferencia de una ola a otra

No obstante, ha precisado que existe una diferencia en relación al diagnóstico del coronavirus en la primera oleada del virus con respecto a la segunda oleada, ya que ha indicado que ahora cuando se detecta un caso se realiza un cribado completo de todos los trabajadores y residentes mientras que en la primera ola se hacían solo dos o tres pruebas PCR más a contactos del positivo.

Por este motivo, ha apuntado que en esta segunda ola hay unas mayores tasas de positividad, porque “se hace un diagnóstico más masivo”, ha insistido Camacho.

En cualquier caso, ha agregado que continúa siendo importante el seguimiento de las medidas higiénicas como el uso de mascarillas, la higiene de manos, la distancia de seguridad, evitar las concentraciones de grupos y ventilar las estancias.

Además, ha remarcado que todos los brotes que se producen en residencias preocupan al Gobierno regional porque en una residencia de mayores “lo que parece controlado, en 12 o 24 horas se convierte en un incendio”, por lo que ha asegurado que la Administración pone “toda la fuerza, músculo y capacidad asistencial, diagnóstica y epidemiológica en todos los brotes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad