viernes, 7 agosto 2020

Hace un año

Se cumple un año de la toma de posesión como la primera alcaldesa de Talavera de Tita García. Hace un año empezaba una legislatura cargada de esperanzas y con unas expectativas muy altas tanto por parte de los talaveranos como de los nuevos responsables de la ciudad.

Se encontraban una ciudad sumida en la resignación y en la desesperanza. Miles de talaveranos vieron en la opción de Tita la única posible y creíble para sacar a la ciudad de la depresión en la que llevaba años abandonada.

A un año vista han sido tanto las cosas que han sucedido, que se antoja increíble que solo hayan pasado  12 meses. Ha habido tiempo para empezar a poner en orden el desbarajuste administrativo y económico; para impulsar un buen número de proyectos y propuestas que dormían el sueño de los justos;  para abrir expectativas económicas que pronto darán su fruto más dulce; para pensar un nuevo modelo de ciudad sostenible, con capacidad y credibilidad.

Hay concejales que se están dejando la piel en poner todo en orden, en llenar de ideas y posibilidades sus áreas de gobierno, en desmarcarse de viejos vicios de políticos al uso para dar frescura y dinamismo a un ayuntamiento obsoleto y abandonado.

En esto como en todo, los hay que destacan por su impronta decisiva, y los hay que aún están en rodaje. Sin embargo para que todo el engranaje funcione es fundamental una buena fuente de energía, una buena estrategia técnica y una visión clara del camino a seguir. Este es el fundamental papel de  Tita. Una mujer joven que no ha dudado en ponerse al frente y tirar del carro como la primera.

Pero si la situación era muy complicada, la llegada de la pandemia ha agudizado aún más los muchos problemas de la ciudad. Y sinceramente, que en momentos tan duros como los que estamos viviendo, al frente del ayuntamiento haya gente como Tita y su equipo, con ganas, con fuerza y con una voluntad decidida para sacar  de cualquier atolladero a nuestra ciudad, es algo que a muchos nos llena de sosiego y confianza.

Tita se crece en las complicaciones. Ha llamado a todas las puertas y no ha dejado de tocar un solo hilo que pudiera ser beneficioso para Talavera. Como he dicho, muy pronto esto traerá unos frutos muy importantes para la ciudad, y no me refiero a las promesas grandilocuentes del  pasado, me refiero a  hechos que se están consumando día a día con mucho esfuerzo, mucho trabajo callado y mucha gente implicada de forma obsesiva en sacar Talavera adelante.

Está claro que el ritmo lo marca una alcaldesa que lo mismo saca algas del río, que pone las pilas al ministro de turno,  que se recorre cientos de kilómetros para que Talavera no resulte ajena a nada ni a nadie. Pero habrá muchos problemas que atajar, no será fácil, pero desde luego no habrá espacio para la improvisación ni para el esfuerzo de última hora del vago. Aquí hay mucha gente trabajando dentro y fuera. Y quien se quede rezagado se apartará del organigrama. No es tiempo para figurantes. Eso lo sabe muy bien nuestra alcaldesa y lo exigimos los talaveranos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -