3.5 C
Toledo
3.5 C
Talavera de la Reina
lunes, 30 marzo 2020
- Publicidad-
- Publicidad-

Investigan a una persona por un delito de lesiones por imprudencia grave de tráfico

El suceso ocurrió en la AP-36.

La Guardia Civil ha tomado declaración a una mujer de 47 años de edad, en calidad de investigada no detenida, por un delito de lesiones por imprudencia grave. Esta mujer circulaba manipulando un terminal de telefonía móvil, lo que provocó que tuviera un accidente y que sus dos hijos menores de edad resultaran heridos de gravedad. Los menores viajaban sin el sistema de retención infantil ni el cinturón de seguridad.

El pasado día 26 de enero, la Central Operativa de Agrupación de Trafico (COTA) de la Guardia Civil tuvo conocimiento de un siniestro vial en la Autopista AP-36, dentro del término municipal de Villatobas, por lo que inmediatamente envió hasta el lugar al Equipo de Atestados de Tráfico de la Guardia Civil de Ocaña.

Este equipo constató que el accidente se había producido cuando la conductora del vehículo estaba manipulando un teléfono móvil adherido al parabrisas delantero para usar el GPS, cuando este terminal cayó al suelo del vehículo y esta mujer se agachó para recogerlo, apartando la vista de la carretera y la mano del volante.

Esta acción provocó que la conductora perdiera el control del vehículo que sufrió una salida de vía con choque contra un talud en la cuneta y posterior vuelco.

Los hijos salieron despedidos

Como consecuencia de este siniestro vial los dos hijos de esta mujer, de 6 y 10 años, que iban en su interior sin el sistema de retención infantil ni el cinturón de seguridad, salieron despedidos del interior del vehículo y tuvieron que ser evacuados en un helicóptero medicalizado con pronóstico grave hasta el hospital Virgen de la Salud de Toledo.

La  Guardia Civil, tras finalizar la investigación de este accidente, concluyó que se trataba de una imprudencia grave en la que se vulneraron las más elementales normas de previsión y cuidado por parte de la conductora y madre de los menores, por lo que el Equipo de Atestados de la Guardia Civil de Ocaña la tomó manifestación como investigada por un presunto delito de lesiones por imprudencia grave.

Una vez concluida la instrucción de estas diligencias, la Guardia Civil puso estos hechos en conocimiento del Juzgado de Primera Instrucción de Guardia de Ocaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Actualidad