3.5 C
Toledo
3.5 C
Talavera de la Reina
miércoles, 3 junio 2020
- Publicidad-

Punto sucio

Se palpa otro ambiente por la plaza del Pan. Atrás ha quedado el cortijo de los últimos años y se abren las puertas de una casa de labranza receptiva y popular. Los trabajadores quizá miren dos meses después a los nuevos inquilinos con ese recelo que suscita la novedad, acrecentada la sensación por esas reminiscencias alojadas recónditamente en el hipocampo. Paseando por los entresijos de la Casa del Pueblo se palpa movimiento, actividad, dinamismo y presencias tangibles con su propio rol protagonista; es lo suyo. Pareciera como si la kriptonita hubiera sido erradicada y el orden de ese microcosmos se hubiera restablecido.

Lo que antes caía en el saco del olvido ahora es premisa; las atenciones fuera de horarios de rueda de prensa son habituales, como la devolución de llamadas, antes muy, pero que muy perdidas; y la disposición y resolución de asesores varios, pues nada que ver. Esperemos que sea la tónica durante toda la legislatura.

Pero quizá lo más destacado de todo sea el buen talante, porque el talante siempre va intrínseco en la persona aunque puede ser tan negativo como perjudicial. Del malo estaba sobrada la anterior portavocía con exabruptos públicos difícilmente comprensibles y muchos, curiosamente, contra los que dejaban entrever o se encontraban en una posición de debilidad manifiesta. Y en estas que he revivido en los últimos días una de esas ‘salidas de pata de banco’ -que decía mi madre-, la más sangrante de todas sin lugar a dudas.

Fue el pasado 2 de agosto de 2018 cuando se dio a conocer el expediente disciplinario abierto contra un trabajador, funcionario de carrera, de uno de los Puntos Limpios de Talavera, que le acarreó suspensión de empleo y sueldo. El expediente redactado por el Jefe de Servicio de Medio Ambiente recoge las irregularidades, incumplimientos y deterioro que este trabajador estaba protagonizando y produciendo en el servicio, lo que ‘animó’ a la Junta de Gobierno Local, por unanimidad, a aceptar la propuesta de la concejala de Personal (ya le vale también) y tomar esa decisión.

Todo lo plasmado por el Jefe de Servicio es incuestionable y fehaciente al cien por cien, pero por más que he leído y releído el acta por ningún lado aparecen reflejados los “trastornos mentales” que la ‘portavoza’ aireó sin necesidad y con inusitadas dosis de malicia y torpeza; porque si de esa alteración cognitiva se tenía constancia como para hacerla pública, ¿cómo es posible que no conste y, lo que es peor, no se pida un reconocimiento médico antes de proponer y tomar una decisión tan drástica y traumática?, y, ¿cómo es posible, para más inri, que si se tenía constancia de algunos problemas de salud, y así se plasman en el informe, éstos no primen por encima de obligaciones laborales?

Desconozco cómo se resolvió el procedimiento pero sí sé de primera mano todo lo que ha pasado, padecido y cómo se encuentra el trabajador en cuestión en la actualidad. No fue tarde para que su nombre no apareciera en el expediente y en su lugar un sinfín de X, aunque ya es tarde para enmendar el exabrupto y la salida de pata de banco metida hasta el corvejón.

Ahora solo espero que los actuales mandatarios demuestren ese talante que están demostrando, se sensibilicen con la situación de uno de sus empleados que ni entonces ni ahora pudo y puede defenderse y, en la medida de lo posible, le echen una mano, porque restañar su imagen ya será complicado. Sus amig@s y toda la ciudadanía que en su día criticó las formas y la decisión se lo agradeceríamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Actualidad