viernes, 25 septiembre 2020

Otras renovaciones necesarias

Una de las muchas lecturas que podemos sacar del resultado de las pasadas elecciones municipales, es que los talaveranos queríamos cambios. Caras nuevas, nuevas formas y gente nueva. 

Pero no solo apostamos por lo nuevo, también buscábamos capacidad, credibilidad y seriedad. Sin duda es una prueba de que la gente sabe muy bien lo que quiere, y que cuando vota lo hace muy consciente de qué le conviene. A pesar de que unas veces estemos más de acuerdo que otras con el resultado, lo cierto es que si nuestro resultado es bueno o no,  siempre depende en un porcentaje muy alto de nosotros mismos.

En estos días leo y escucho a las plañideras de siempre buscar culpables de sus fracasos en un sinfín de motivos que rozan el insulto a la inteligencia. Pero no voy a perder ni un minuto con esta gente instalada en la queja continua y en una superioridad intelectual patética.

Lo cierto y verificable es que quien ha optado por lo nuevo, por cambiarlo todo, por apostar fuerte por la ilusión y la capacidad, ha resultado vencedor. Eran preferibles caras desconocidas pero con trayectorias reconocibles, que esas caras de siempre que tienen más espalda que frente.

Pero esto ha sido el principio y un toque de atención extraordinario para todos. No solo eran necesarios grandes cambios en la dirección política de Talavera, también son muy necesarios esos cambios en el tejido asociativo.

No parece muy razonable que llevemos años, décadas incluso, con los mismos rostros al frente de un buen número de asociaciones de diferentes ámbitos.

Asociaciones de vecinos ensimismadas con dirigentes más antiguos que la tos, que se amparan en que no hay relevo cuando lo que no hay es ganas de irse. En parte los grandes impulsores del asociacionismo vecinal son los culpables de su decrepitud por no haber sabido cambiar ni abrirse a los nuevos tiempos y a nueva gente.

Pero esto sucede en un buen número de colectivos sociales. Hombres y mujeres que merecen todo el respeto por su pasado de lucha y trabajo, pero que hace mucho que no son capaces de ofrecer nada que ilusione y que ayude a sus colectivos a avanzar por la modernidad y el progreso.

Personalmente tengo un gran respecto por muchos de esos dirigentes que han dado la cara en mil batallas y muchas veces de forma desinteresadas. Pero también es cierto que entre medias hay un buen número de aprovechados profesionales, expertos destiladores de baba y sobalomos, que hace años debieron haber sido apartados, pero que se han agarrado con uñas y dientes a su cuota de protagonismo. Es hora ya de empezar a cambiar también en las asociaciones. No es un tema menor.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -