martes, 4 agosto 2020

El primer problemón de los 14 de Tita es deportivo y recreativo

Pues ahí tienen sobre la mesa los 14 de Tita, señoras y señores todas y todos, el primer problemón municipal y social de esta Talavera de nuestras vidas y movidas.

Y no me refiero a esas seiscientas y pico de facturas y sus consiguientes cuatro millones de débito que al parecer han dejado de pella Jaime Ramos y sus cuates en las arcas municipales, cuestión que induce a pensar que en el Consistorio talaverano ha habido más cuentos que cuentas y que el segundo apellido oficial de Arturo Castillo es ‘en el aire’, sino al embolao promovido por los problemas surgidos en la piscina municipal de La Alameda.

Nada más aterrizar en el helipuesto municipal, los nuevos mandamases locales se han visto obligados a retrasar la apertura al público de esa instalación, por unos problemas tildados de puntuales por los que nada han hecho para solucionarlos, pero calificados como de auténtica vergüenza por cuantos venimos constatando que el solaz deportivo en este territorio comanche se lleva a cabo en unos escenarios bochornosos, abandonados, obsoletos e incluso peligrosos.

Esto de la piscina de La Alameda tan sólo es el penúltimo episodio de un lamentable rosario de indecentes incidentes que han afectado y afectan a la pista del atletismo, a las dos piscinas cubiertas, al polideportivo Primero de Mayo, al de Puerta de Cuartos, a los carriles bicis, al propio padre Tajo y su permanente campeonato de piragüismo en fango, e incluso a la mismísima alimentación de los deportistas si de correr se trata entre la nube de mosquitos que pugnan por llegar a nuestra boca antes que el propio y cansino aliento.

Un vergonzante panorama que sufren en carne propia los miles de talaveranitos y talaveranitas que, a pesar de todo, siguen en su recreo y práctica deportiva firme el ademán, que diría el portavoz municipal de Vox, pero que va mucho más allá al afectar, cual metástasis, a esa imagen de ciudad que Tita y sus catorce han prometido cambiar de raíz y cariz.  

La propia alcaldesa ha asegurado al respecto que la cosa comenzará de dentro a fuera, es decir ordenando primero la casa consistorial como ejemplo e imagen para el cambio que quiere insuflar al conjunto de la ciudad, pero en este asunto deportivo que nos ocupa digo yo que lo acertado sería actuar de fuera a dentro.

Oséase, dar la vuelta a este apestoso calcetín que en cuanto a instalaciones deportivas nos rodea y marea, para que el personal pueda por lo menos desconectar y oxigenar fuera mientras, dentro, se dedican a trabajar para la definitiva concreción de esos sempiternos proyectos cuya solución, ojalá, ahora se antoja más posible que nunca si es verdad que Tita es capaz de que Page se vista de talaverano y no de lagarterano.

Y es que, reitero, los deportistas y usuarios demandan y merecen unas instalaciones deportivas acordes a una gran ciudad como Talavera, cuya imagen está tocada de cara al exterior por la dejadez, abandono y pachorra de los que pretendían, ni más ni menos, que nuestra ciudad fuera nombrada Ciudad Europea del Deporte. Así, por la cara y la guitarra. Como casi todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -