martes, 14 julio 2020
- Publicidad-

Talavera: el triunfo de la esperanza

Tita García celebra su aplastante triunfo electoral con algunos integrantes de su candidatura.

Ya hace algunas lunas que se conoció el resultado de las elecciones locales en esta Talavera de nuestros pecados. Unos comicios que han hecho que el PSOE vuelva a cosechar su tercera mayoría absoluta en toda la historia de las municipales. Ha sido el triunfo de la esperanza ante la experiencia, de la ilusión ante la desidia, de lo nuevo ante lo viejo.

Tita García y su candidatura se han llevado por delante a la formación que gobernaba y, además, ha inutilizado a las tres fuerzas que desde su izquierda esperaban obtener representación municipal. Quizá por esto último, el triunfo de Tita ha sido superior al obtenido en su día por otros alcaldes que encabezaron la lista socialista: Pablo Tello y José Francisco Rivas.

Fue en las elecciones de 1983 cuando el PSOE cosechó su primera mayoría. En la anterior legislatura, los socialistas habían arrebatado el poder a la extinta UCD tras cristalizar un pacto con PCE y PTE y encabezó la lista Pablo Tello, el hombre que había sido presidente de la corporación municipal tres años y medio tras la dimisión de Jesús García de Castro.

En esta contienda, el PSOE obtuvo 17.474 votos y consiguió dieciséis concejales, mientras que la coalición AP-PDP-UL –que sería el embrión del actual Partido Popular- logró 8.435 apoyos y se hizo con ocho ediles. El PC únicamente logró un representante: Julián González Esteban, que en estas elecciones ha ocupado el número 25 de Ahora Talavera, tras ser apoyado por 2.023 personas.

Fueron unos comicios en los que el PSOE limó a la derecha dos concejales y cuatro al Partido Comunista, además de hacer desaparecer al PTE del consistorio. Tello fue el primer militante del PSOE que alcanzó la Alcaldía talaverana y después vinieron Javier Carrochano, Isidro Flores y José Francisco Rivas, que también irrumpió en el tapete electoral con catorce concejales.

Aquel éxito de Rivas se parece algo al de Tita García, aunque el primero no se encontró enfrente a un Gobierno municipal tan en decadencia como el gabinete Ramos. El electorado estaba harto de algunas acciones del entonces alcalde Florentino Carriches, además se iniciaba una guerra interior en el seno del PP; pero había realizado una mejor gestión municipal que ahora Jaime Alberto Ramos, que, por ciento, entonces era su principal lugarteniente.

¿Volverá a ser Jaime Alberto Ramos el portavoz del PP en la Diputación de Toledo?

La caída de la izquierda

Unos días antes del recuento de votos, se especulaba con que el PSOE podría obtener entre diez o doce concejales y se pensaba que otro edil podría caer en manos de alguna de las tres formaciones que han concurrido desde la izquierda, pero no ha sido así. Tita García ha logrado catorce ediles y Unidas Podemos –con 1.778 votos-, Ahora Talavera -1.171- y Xtalavera -1.029- se han quedado sin representación. Si estas tres fuerzas se hubieran unido, algo imposible por ahora, hubieran ganado dos concejales.

Pero si Tita García ha acabado con la izquierda, también merece especial atención la embestida que ha dado al Partido Popular. Desde esta trinchera, y otras ventanas de este medio de comunicación, ya se venía advirtiendo este desenlace. Ramos y su candidatura han representado el abandono de la ciudad y, de hecho, en el vídeo en el que promocionaba su candidatura aparecía algún proyecto cristalizado por el equipo de Rivas y al que el propio Ramos se opuso cuando era el portavoz popular.

El PP, además de no hacer campaña, ha seguido amarrado a la política del victimismo y desviando la atención de su inanición hacia otras instituciones. Unas maniobras que recuerdan mucho a la campaña de 1995 y que se han protagonizado sin tener en cuenta que el tejido electoral ha cambiado.

Cinco concejales, el peor resultado de su historia, ha logrado un PP que no ha sido capaz de hacer una candidatura atractiva, muy del aparato del partido, y con el despido de los hombres que han sido pilares sólidos del equipo de Gobierno. Y cuando se cortan cabezas, pues se pierden votos.

Dos ediles más que las otras fuerzas de la derecha disponen unos populares que están encaminados a buscar otra dirección del partido y más si se tiene en cuenta que el actual presidente y futuro jefe de la oposición, Santiago Serrano, está también tocado. Ramos espera figurar en el Grupo Popular de la Diputación Provincial y por eso no dimite como concejal. Debe de contar con alguna promesa que le garantice este destino, pero según están las cosas ya no hay nada seguro en el PP.

El PSOE contará con cuatro diputados en la zona de Talavera y el PP con dos. Uno de ellos parece ser que será Ramos y otro todo hace indicar que será Cito Gil, el alcalde de Pepino. Lo que aún no está decidido es si el hasta ahora alcalde de Talavera continuará como portavoz del primer grupo de la oposición, tras la mayoría socialista, en el Palacio Provincial. Él, espera que sí, pero en política es muy difícil predecir, pues es una ciencia que se cimenta desde la desconfianza. Muy pronto lo conoceremos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Actualidad