jueves, 13 agosto 2020
- Publicidad -

Todos contra Page en un debate histórico, con un Paco Núñez ‘desbocado’

Los cinco principales candidatos a la presidencia de la Junta de Comunidades protagonizaron en la noche del pasado lunes un debate histórico, por ser el primero que se produce en la región y en la televisión autonómica, que tuvo como denominador común la defensa a ultranza que el actual presidente y candidato socialista a la reelección, Emiliano García-Page, hizo de su gestión durante la última legislatura, siempre en contraposición a la de su antecesora María Dolores Cospedal, y los cuestionamientos a dicha gestión por parte de los otros cuatro intervinientes.

Paco Núñez (PP).

Cuestionamientos que en el caso del candidato del PP, Paco Núñez, sobrepasaron el análisis meramente gubernamental, rehuyendo siempre hablar de Cospedal, para adentrarse y mantenerse en un ataque personal hacia Page del que dijo, entre otras cosas, que “no tiene dignidad para ser presidente de Castilla-La Mancha”, “no cumple ni lo que firma” o “su palabra no vale nada”, además de intercalar informaciones interesadas en la descalificación del candidato socialista.

José García Molina (Unidas Podemos).

Más suaves fueron, en cambio, José García Molina (Unidas Podemos), aunque le dijo a Page que le habían hecho ser “más socialista de lo que es”; Carmen Picazo (Ciudadanos), empeñada en la ineficacia del bipartidismo y en colocar las cuñas nacionales de su partido tales que “el salvavidas naranja” o la “política del siglo XXI”; y Daniel Arias (Vox), que fue el único en desmarcarse de lo que Molina llamó “riña de colegio” e ir a lo suyo, a vender su programa y la presunta “libertad material e inmaterial” que el mismo propugna.

Emiliano García-Page (PSOE).

En este ambiente, respecto al que Page advirtió que no iba a permitir que se hablara mal de la región, los candidatos debatieron a lo largo de 115 minutos sobre los cinco bloques propuestos y pactados: Empleo e Industria, Sanidad y Seguridad Social, Educación, Cultura y Juventud, Sector Agrario, e Impuestos, aunque también se incluyó otro relativo a los posibles pactos tras los comicios del 26 de mayo.

En cuanto a empleo e industria, entre puya y puya de Núñez, García Molina propuso la cuota cero para los autónomos hasta que obtengan un beneficio superior al Salario Mínimo Interprofesional y la ‘discriminación positiva’ para los castellano-manchegos en las oposiciones regionales; Page presumió de la estadística favorable respecto a la creación de empleo, especialmente en lo que respecta a mujeres y jóvenes, y empresas, recordando el reto de los 100.000 puestos de trabajo para la próxima legislatura; Núñez calificó de “drama” la actual situación laboral y empresarial de la región; Picazo apostó por la competitividad y aumento de la producción porque “son las empresas las que crean empleo y no los políticos”; y Arias expuso que lo que hay que hacer es “simplificar trámites y eliminar trabas, para facilitar la instalación de empresas”.

En el apartado de Sanidad y Seguridad Social, el tema estrella fueron las listas de espera, que cada uno utilizó e incluso manipuló a su antojo, aunque también hubo tiempo para que Page recordara que “Cospedal destrozó la Sanidad”, o para que García Molina le dijera a Núñez que “en el PP se mezclan salud y negocio”.

Uno de los enfrentamientos directos entre Page y Núñez.

En Educación, el rifirrafe se centró en las presuntas intenciones del Gobierno Page en limitar la enseñanza concertada, acusación de Núñez, y en la defensa que García Molina hizo de la enseñanza pública, recordando que “soy hijo de un camionero y una costurera, y no me ha ido tan mal con la enseñanza pública”.

En este apartado, Carmen Picazo aseguró que “ya está bien de usar y tirar profesores”, mientras que Daniel Arias abogó por la “la libertad a la hora de elegir centro y enseñanza”, así como por “la igualdad entre hombres y mujeres”, apuntando Page al respecto que este partido “no cree en ningún tipo de igualdad”.

En el apartado dedicado al sector agrario, salió a relucir la PAC y el delicado tema del agua y los consiguientes trasvases, presumiendo Page de las recientes sentencias del Tribunal Supremo al respecto, y contestado Núñez que el Gobierno socialista “ha abandonado y traicionado a los agricultores y ganaderos de la región”, a lo que el candidato socialista contestó que “los modales también son importantes a la hora de representar a los ciudadanos y con esa actitud dramática y exagerada no se va a ninguna parte”.

Carmen Picazo (Cs).

Mientras, Daniel Arias defendía a ultranza la caza y la tauromaquia, anunciando incluso la creación de un centro de interpretación taurina, y Carmen Picazo abogaba por hacer llegar a agricultores y ganaderos agua y depuradoras. Para finalizar, en el bloque de impuestos todos anunciaron con más o menos convicción la bajada de tasas impositivas, aunque sin concretar ni comprometerse a más.

Por último, cada uno de los candidatos se manifestó respecto a los posibles pactos poselectorales, asegurando todos ellos que el compromiso inicial es con los ciudadanos, con los votantes y con las personas, “sin peajes” en el caso de Page, “contigo” en el de Núñez, “no con socialistas y comunistas” en el de Arias, “con políticas de izquierda” en el de García Molina y, por último, “por Castilla-La Mancha”, en el caso de Picazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -