miércoles, 21 octubre 2020
- Publicidad-

Castilla-La Mancha, una región para vivir y sentir la Semana Santa

Si es verdad que la Semana Santa de España es la manifestación de fe y expresión artística más impresionante que existe, no es menos verdad que su celebración en Castilla La Mancha no desmerece de las más excelentes que puedan contemplarse y vivirse. Y si tuviéramos que escoger qué ciudad, qué pueblo, qué rincón de Castilla la Mancha sobresale por la belleza de sus pasos y el encanto de sus callejuelas y paisajes, en verdad lo tendríamos difícil.

Cristo de la Vega (Toledo).

Las escenas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo invaden los más entrañables espacios de cada pueblo y de cada ciudad. No hay cristiano, que se precie de serlo, que no desfile en alguna de las procesiones o participe en alguna de las celebraciones o se aposte en una esquina para contemplar, aunque sólo sea para contemplar, el paso de las imágenes y las hileras de los capirotes que portan velas o cirios o faroles encendidos. Aquí se escucha una saeta. Allí la banda de música marca el paso de los cofrades al ritmo de una marcha penitencial. Más allá es el tambor, y otro tambor, y miles de tambores…

Cuenca

Procesión de Las Turbas (Cuenca).

Por dónde empezar. Tal vez por Cuenca y su Semana Santa de prestigio internacional. Yo no me perdería su Semana de Música Sacra. Ni sus procesiones por el casco antiguo. Su multitudinaria Procesión de las Turbas llena la madrugada del Viernes Santo de emoción: Jesús Camino del Calvario es sorprendido por las “turbas”, el gentío que se mofa de su sufrimiento, mientras el tumulto de tambores y clarines contrasta con la soledad y el silencio de Cristo… y a todos sobrecoge la emoción del Miserere en la escalinata de la iglesia de San Felipe Neri.

Guadalajara

Pasión Viviente (Hiendelaencina, Guadalajara).

Si me decido por Guadalajara, llegaré hasta Hiendelaencina, para asistir a su Pasión Viviente. Este pequeño pueblo de ciento cuarenta habitantes lleva a cabo una representación con ciento treinta actores: escenas en la plaza del pueblo y en un cercano montículo, que se convierte cada año en improvisado Gólgota. Imposible no conmoverse ante espectáculo tan natural y espontáneo.

Ciudad Real

Ruta de la Pasión (Almagro).

Tal vez decida llegarme hasta Ciudad Real, donde me espera la Ruta de la Pasión de Calatrava, que nadie debe perderse. Durante cinco días, desde el Miércoles Santo al Domingo de Resurrección, toda una comarca se llena de actividad semanasantera: Aldea del Rey, Almagro, Bolaños, Granátula, Miguelturra, Pozuelo, Torralba, Valenzuela, Moral y Calzada de Calatrava. Escenificaciones de la Pasión y recitado de romances antiguos.

Danza de los Armaos (Calatrava).

Cofradías de “Armaos” con sus armaduras de hojalata. Mantillas calatravas de encaje de bolillos y blondas. Flores de sartén y dulces como “la flor de Calatrava”. Danzas de los “Armaos” como “el caracol” o la “caracola”. La procesión de “El Paso”. El “Juego de las caras”, en Calzada de Calatrava, que evoca a los centuriones que se jugaron la túnica de Cristo…

Albacete

Encuentro (Hellín).

Si me decido por la provincia de Albacete, viajaré hasta Hellín. Nunca olvidaré sus más de 20.000 devotos, ataviados con túnica negra y pañuelo negro o rojo al cuello, redoblando sus tambores. Qué lujo de cofradías. Hasta veintiséis se cuentan en Hellín, orgullosas de las imágenes de sus pasos procesionales, entre ellas obras de Coullaut Valera, Benlliure (¡qué impresionante su Cristo Yacente!), José Zamorano… En la madrugada del Domingo de Resurrección no me perderé el momento inolvidable del Encuentro: el silencio es sepulcral (nunca mejor dicho) aguardando que Jesús salga del sepulcro, los miles de tambores estallarán en el momento en que desde una piña salen revoloteando palomas y palomas… Cristo ha resucitado.

Tamborrada (Tobarra).

Claro que también puedo escoger visitar Tobarra, donde llegan a contarse hasta 30.000 visitantes cada año, atraídos por el inacabable e inconfundible tronar de sus tambores. Hasta cien horas dura la tamborada, que sólo se suspende ante la imagen articulada de Jesús Nazareno que milagrosamente extiende su brazo y bendice a los varios miles de devotos y curiosos que acuden cada año a contemplar la escena.

Toledo

Procesión de los Cobertizos (Toledo).

He de confesar que, entre mis preferencias, destaca la Semana Santa de Toledo. ¡Cuántos Miércoles Santo me habré apostado en la Plaza de Santo Domingo el Real para ver salir a Jesús Redentor y acompañarle luego, al ritmo penitencial del campanillo, por Tendillas arriba hasta el Cubo de San Vicente y de allí por entre los Cobertizos escuchar el Miserere, que parece inspirado en una leyenda de Bécquer…! ¡Y cuántos años habré visto salir de la Catedral, medianoche del Viernes Santo, al Cristo de la Vega, para acompañarle hasta Santo Domingo el Real, en cuya puerta espera Jesús Redentor para encontrarse con él y mantener un momento un idilio celestial que sobrecoge todos los corazones de Toledo.

Cristo de la Vega (Toledo).

Otros años he preferido acercarme a Ocaña, para asistir a sus procesiones de imágenes articuladas, como la de Las tres caídas del Viernes Santo. No me olvido de la Hermandad de los Armados, que lucen la colección de armaduras de soldados de los Tercios Castellanos de los Siglos de Oro (entre ellas la del poeta soldado Alonso de Ercilla) que atesora la iglesia de San Juan. Tampoco me olvido de los nazarenos penitentes que, descalzos, arrastran cadenas por las calles empedradas.

Procesión Hermandad de los Armados (Ocaña, Toledo).

En Quintanar de la Orden, hace algunos años, tuve el honor de pregonar su Semana Santa. No me importaría volver a vivir su Procesión de las Carracas, instrumentos semanasanteros que portan y hacen sonar nazarenos incansables.

Procesión de las Carracas (Quintanar de la Orden, Toledo).

También hace años pregoné la Semana Santa de Consuegra, exaltando su Santo Sepulcro y la Soledad, que escolta la Cofradía de los Alabarderos… la Procesión del Silencio… la Procesión de los Encuentros.

Procesión Cristo de la Espina (Talavera de la Reina).

Aunque, tal vez, como otros años, decida quedarme en Talavera de la Reina. Aquí tengo que cantar el Miserere en el Besapiés del Santo Sepulcro y la Soledad en Viernes de Dolores. Aquí tengo que presentar y exaltar en verso las imágenes que protagonizan la Procesión de la Comarca en la tarde del Domingo de Ramos. Aquí tengo que acompañar a la Dolorosa y al Cristo de la Salud y la Cruz de los Alfareros y la Virgen de la Paz y su Cristo de los Espejos, obra de José Zazo a mediados del siglo XVIII. Y el Miércoles Santo veré desfilar por el Puente Viejo, entre las luces de las velas y los reflejos de la luna en el Padre Tajo, al Cristo de la Espina, obra maestra también de José Zazo…

Procesión de la Comarca (Talavera de la Reina).

Pero no. Como cada año, mi lugar preferido será mi pueblo, mi pequeño y humilde pueblo, Parrillas. En el extremo noroccidental de la provincia de Toledo, entre los ríos Guadyerbas y Tiétar. Allí sigue firme y señera la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Luz, en que fui bautizado y me casé y fueron bautizados mis hijos. Allí me esperan mi Cristo del Olvido y mi humildísima Virgen de la Soledad, imágenes que vestía mi madre mientras vivió.

Vía Crucis del Calvario (Parrillas).

No hay nada como vivir una Semana Santa en un pequeño pueblo. Y si ese pequeño pueblo es el de tus padres y tus abuelos, la emoción cunde incomparable. Cada Jueves Santo me esperaba mi madre con una bandeja de cristiones empapadas en miel… Mientras viva, cada año, la mañana de Viernes Santo, cantaré el Viacrucis del Calvario de mi Parrillas, siguiendo las cruces de piedra que, por las calles y los campos, señalan las sucesivas estaciones. Y allí, en la Vigilia Pascual cantaré una vez más el Pregón Pascual. Y recitaré las coplillas y aleluyas de la Mañana de Resurrección en la Procesión del Encuentro. Un año más, volveré a ser feliz en la Semana Santa de mi pueblo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad