miércoles, 28 octubre 2020

Qué pena de Talavera

Uno, al que los viernes o los lunes no le sugieren emociones de alegría y/u odio como a la mayoría de los mortales, ha tenido oportunidad este fin de semana de hacer cosas que habitualmente no hace.

Entre otras muchas, zapping, ese placer solamente privilegio de seres individuales o que aprovechan la soledad momentánea del sofá por uno u otro motivo, entre ellos, la siesta. En esas y en tres míseros toques se plasmó la miseria de mí, de nuestra Talavera.

Y es que en apenas unos minutos me vinieron a la memoria vivencias profesionales, tan lejanas ya y tan cercanas a la vez, de lo que un día tuvo y no retuvo esta ciudad…

… de todo un Campeonato del Mundo de Motocross que habitualmente abría su calendario la prueba de la ‘Catedral’ del Cerro Negro, a ver que es ahora en la hinóspita Patagonia donde el circo de las ruedas con tacos y saltos de vértigo se desplaza para iniciarlo. Clic…

… final de la Copa de España de fútbol sala lógicamente sin la presencia de ese histórico CLM Talavera que tantas veces acudió a esa fase final aunque como tal nunca llegó a ganar. Clic…

… desfiles de carnaval por todas partes de España y con el de Herencia (Ciudad Real) con esa catalogación de Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Ahora nos conformamos con el Campeonato de España de Motocross, con un equipo en segunda división de fútbol sala y con los concejales del equipo de gobierno haciéndose fotos en los desfiles que organizan las asociaciones de vecinos de los barrios de la ciudad, y a uno le embarga la pena… y el estupor también.

Despertado el hipotálamo afloran bote pronto otros recuerdos como la Fiaga, el Mercado Nacional de Ganados… o ese rico patrimonio que tenía la ciudad -que ahora está recordando brillantemente la Asociación SOS Talavera- y que una gran parte se perdió de forma obscena por una especulación caciquil y cuasi analfabeta, y que no hace mucho una enorme losa de hormigón iba a mantener vigente la ‘tradición’ en pleno siglo XXI.

Y piensas en lo que fue y en cómo está la ciudad en todos los sentidos y te viene a la mente que hacer vídeos esculpatorios de lunes a viernes es la prioridad de aquí a finales de mayo y, claro, la pena se transforma en desconsuelo.

¡Ah!, y el arte no es espectáculo aunque mida cuatro metros de altura, es otra forma, crítica en la mayoría de los casos, para remover conciencias en un intento de evolucionar hacia una sociedad mejor. No apto para retrógrados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad