miércoles, 23 septiembre 2020

Tarde triunfal de toros en Madridejos, con indulto incluido

Paseíllo en la plza de toros de Madridejos
Paseíllo (Reportaje gráfico: Alejandro Lara).

Tarde triunfal en la localidad toledana de Madridejos donde, en el marco de las fiestas en honor al Santísimo Cristo del Prado, se lidió una corrida de Victorino Martín y en el que uno de los astados fue indultado por Morenito de Aranda.

La tarde no arrancó nada bien ni por parte de toros ni de toreros, pero finalizó con una alegría inmensa, o al menos hasta el momento del indulto de ‘Murga’, protagonizado por Morenito de Aranda en el último de la tarde.

Víctor Puerto

Abrió una tarde calurosa pero con mucho aire, Víctor Puerto en  lo que significaba su regreso a los ruedos. Un regreso que fue mucho más que agridulce por no decir amargo tras ser pitado en ambos toros de su lote.

Víctor Puerto no tuvo una buena tarde en Madridejos
Víctor Puerto acusó su inactividad.

Se mostró un Puerto muy verde y con las ideas nada claras y donde se le vio sin opciones ni ideas de saber crear faena.

En el primero de su lote que abría plaza nos quedamos con ganas de ver qué tenía el toro dentro. Fue imposible porque Puerto se negó a verle y decidió irse a por los aceros entre una pitada monumental. A ello sumarle que estuvo desastroso con la espada donde mató de un bajonazo.

En el segundo de su lote, más de lo mismo. Nada más que estuvo más desastroso si cabe con los aceros, donde pinchó en más de una ocasión. Se marchó con una sonora pitada.

Javier Castaño

Javier Castaño fue un guerrero de verdad. En el primero de su lote, lució al toro en el caballo, donde acudió dos veces a éste. Una de las entradas al caballo casi desde el medio de la plaza. En la muleta vimos un toro de Victorino muy pelón  y que levantaba la cabeza constantemente. Logró sacarle algún pase y perdió todas las opciones de triunfo con los aceros donde pinchó varias veces con la espada.

Javier Castaño, en Madridejos
Javier Castaño estuvo muy torero toda la tarde.

En el segundo de su lote el esfuerzo fue premiado en forma de dos orejas. Castaño inició la faena y continuó ésta con la montera calada donde la inició bajándole la muleta al animal. Faena de gran mérito donde torero pudo a toro y puso en jaque a la gente, tras poder al toro. Mató con una estocada y fue premiado con dos orejas algo excesivas.

Morenito de Aranda

Morenito de Aranda fue el nombre protagonista de la tarde de hoy junto a ‘Murga’, de Victorino Martín. Una faena que quedará sin lugar a dudas para el recuerdo de todos los presentes, donde se vio un toro con una gran transmisión y gran bravura.

Morenito de Aranda y 'Murga', el toro de Víctorino Martín que fue indultado en Madridejos
Morenito de Aranda estuvo a la altura de ‘Murga’, el toro indultado en la tarde de este sábado en Madridejos.

Morenito estuvo completamente soberbio con la capa en el tercero de la tarde donde lanceó a la verónica. Con la muleta demostró mucho oficio ante un toro al que había que hacerle las cosas con temple y despacio. Morenito le sacó a los medios y ahí planteó la faena. Tardaron en llegar las mejores tandas y los fallos repetidos con la espada acabaron dejando todo en ovación con saludos tras aviso.

Con el segundo llegó el verdadero plato fuerte de la tarde. Dicen que lo mejor se guarda siempre para el final y parece que es así, al menos en la tarde de hoy. Salió de los corrales un toro serio y bien hecho de nombre ‘Murga’, que demostró una gran bravura desde su salida de corrales. Tanta fue la bravura que destrozó por completo prácticamente todas las tablas de uno de los burladeros, provocando momentos de tensión sin consecuencias. En el tercio de varas continuó su muestra de bravura donde tuvo dos grandes entradas al caballo y pudo tener una tercera más como mínimo.

La gran estampa de 'Murga', toro de Victorino Martín indultado en la plaza de toros de Madridejos
‘Murga’ causó sensación desde su salida de toriles.

Desde el inicio con la muleta la conexión entre toro, torero y público parecía inmejorable. Morenito no había comenzado a torear y parecía que el indulto ya estaba prescrito y así fue.

Morenito le planteó una faena al natural y cada vez que la petición de indulto fue creciendo poco a poco el diestro se rompió a torear delante del toro, rematando la faena con gusto, torería y un gran sabor a base de trincherazos y cambios de mano.

El indulto tardó en llegar, de hecho le sonó un aviso, pero Morenito tenía claro de que no iba a matar al toro. Y así fue.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -