lunes, 30 noviembre 2020

Talavera y Castilla-La Mancha

Talavera de la Reina nunca ha encajado en Castilla-La Mancha. Castilla-La Mancha es un invento territorial no una respuesta política como sí lo fueron gran parte -quizá el resto-, de las Comunidades Autónomas fruto de la Transición. Talavera no encaja en Castilla-La Mancha. Y Castilla-La Mancha no ha asumido las peculiaridades/singularidades históricas de Talavera de la Reina. Castilla-La Mancha amputó las conexiones -sobre todo económicas- con territorios que ahora quedaban en otras regiones. Castilla-La Mancha jamás respetó y potenció los motores económicos de la ciudad. Nunca creyó en ella como la sexta capital de la región. Nunca la trató como tal. Pero, nosotros, aquí, en Talavera, tampoco nos lo creímos. Y lo que es peor, tampoco lo exijimos, y permitimos durante décadas que en la plaza del Pan gobernaran peones políticos secuaces con esa determinación política.

¿Pero qué es Castilla-La Mancha? Una realidad política creada con los votos de aquí y de allí, con directrices políticas emanadas de esa decisión, de estrategias conducentes a una realidad también política que, a mi entender, ha dejado fuera gran parte de las periferias, que no las ha logrado coser ni asumir. Duele el alma cruzar territorios inmensos despoblados, dejados, sin solución, vacíos, comidos por una inexistente política/planificación/estrategia. Me da igual qué punto cardinal de Castilla-La Mancha. Somos, como antes fuimos una cantera de mano de obra, una hidrocolonia, un territorio de paso, eternamente invertebrado, una especie de trampolín político para unos y otras; más que elemento angular, empecinadero para de una vez sacar a esta tierra de su sino histórico.

A nosotros nos duele, faltaría más, Talavera. Y la comarca y pueblos del entorno, ya en gran medida desiertos demográficos irreversibles. Pero ahora mismo, año 2018, Castilla-La Mancha es una región fallida, una realidad en los papeles, en las coreografías políticas y administrativas…; pero un fracaso en la tangibilidad real, en la cohesión territorial, en el equilibrio político y de desarrollo entre sus propios territorios, porque quizá sea una entelequia. No hemos conseguido la amalgama social, la unicidad. Y eso es un problema en la España real, pero sobre todo en la por venir. Creo que el modelo está agotado, un modelo bonista que no dudo que aún pueda sobrevivir con muletas aquí y allá, pero incapaz de ver más allá. Una forma de hacer política que expulsa de la región a miles de jóvenes, incapaz de colocarla al mismo nivel que otras regiones en materia de agua, comunicaciones, agricultura…Con cada vez menos peso en el reparto económico en las cuentas del Estado. Pero sobre todo, sin modelo real para afrontar retos ya improrrogables. Sin ofrecer esquemas nuevos para tiempos nuevos.

Pero no es sólo que Castilla-La Mancha haya abandonado a Talavera. Es que Talavera no ha hecho valer sus derechos, necesidades, exigencias, urgencias, ante los diferentes gobiernos regionales. La estrategia política seguida desde los primeros ochenta de controlar a los alcaldes talaveranos, de colocarlos bajo el yugo del partido, teledirigidos desde Toledo, ha dado su fruto. Y ahí, treinta y pico años después tenemos los resultados. Obviar esta realidad, quedarse sólo en el discurso victimista, es reconocer sólo la consecuencia; no la raíz del problema. Nunca en la plaza del Pan se han sentado corporaciones que hablasen de tú a tú a la Junta. Nunca se ha esgrimido beligerancia, exigencia para reclamar lo que nos corresponde, nuestro lugar. Nunca visión de ciudad, ni de futuro. Ni redaños para anteponer la ciudad, sus gentes, a la carrera política. Nunca. Y hasta que esto no cambie, hasta que la ciudad no sea consciente, seguiremos igual.

Hoy es un día para, desde Talavera de la Reina, analizar. Y ver si de una vez por todas queremos salir, de verdad, de donde nos han/hemos arrinconado. O si queremos seguir engañándonos unas cuantas décadas más. Depende de nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad