viernes, 10 julio 2020
- Publicidad-
- Publicidad-

PaPelón

Lo ocurrido el miércoles en la Comisión de Fomento en el Senado será la puntilla plebiscitaria del PP en Talavera. Herido de muerte con los Edusi, el 1,5 por ciento Cultural, el río Tajo, el pírrico suelo industrial, los regadíos y, sobre todo, tras la visita del ministro para anunciar en Talavera que el poco dinero para las infraestructuras del oeste español está adjudicado a Extremadura, eran ya suficientes afrentas como para poder resistir el envite de las urnas teniendo una hoja de servicios casera, digamos, sin sustancia. Sólo hay que ver las últimas fotos del book para darse cuenta que la triquiñuela del Grupo Parlamentario Popular en el Senado ha acabado con la fotogenia.

El manido recurso de apuntar a Toledo, que se ha vuelto a utilizar, ya no cuela. La situación de Talavera de la Reina no se arregla con un grado de informática top ni con medio millar o un millar de funcionarios, que vendrían muy bien, sería lo justo y ya va siendo hora. El iterar pedir dinero a la Junta para instaurar una plataforma logística -que no viene en los mapas ni europeos ni españoles, con el agravante de carecer de una línea de ferrocarril para mercancías- con el objetivo de echar balones fuera, que se transcriba y cale en la opinión pública es atentar contra la inteligencia de la ciudadanía, aunque algunos secuaces se empeñen en darle pábulo.

La escusa de no apoyar la moción del PSOE en esa comisión porque no incluía el AVE es otro intento burdo de prolongar la sinrazón que constata la mínima influencia del PP regional y local en éste y todos los demás asuntos citados. ¿Quién coño quiere en Talavera un AVE que pase y pare por y en Toledo a veintitantos euros el viaje? Ni los del PP, se lo aseguro. Talavera quiere un tren que le una con Madrid, que pueda alcanzar los 170 kilómetros y a once euros máximo el billete; y de paso vertebre y dinamice poblaciones, y otra vía que vaya y venga de Lisboa llena de contenedores; y convertirse en una potente zona logística al oeste de la capital de España. Entonces, cuando el ministerio plasme esos proyectos y los empiece a dotar de partidas, será el momento del nodo y de apechugar cada cual con su parte.

Está claro que el Estado tiene otras prioridades de inversión, se ha ganado tiempo y que en 2018, como en 2017 con las PNL y demás mociones de las que nunca más se supo, ya no habrá ni un solo euro en los Presupuestos Generales del Estado para el tren de Talavera y, me temo, que para 2019 vendrá sólo una reforma ‘Manolo y Benito’ para la estación. También conoceremos los pormenores de un estudio informativo que no será vinculante y que requerirá de otro estudio del estudio; afortunada y lamentablemente.

Pero como los objetivos de junio de 2019 no son la victoria el PaPelón continuará unos meses más, PaPelón que también está haciendo una Mesa por mor de elementos tendenciosos y disonantes que convencen a gente de ley para seguir mareando la perdiz con otro papel más a firmar que, en caso de que ocurra, tras pasar por dicha sea la parte acabará en el retrete como han acabado otros muchos, y los que quedan. La situación de Talavera no está para echar balones fuera, triquiñuelas ni para rubricar intenciones ni para estudios, pero en ello nos afanamos. Porca miseria.

2 Comentarios

  1. ¿Tú crees?
    Ojalá, sin embargo creo que la gente se volverá a olvidar porque esto no es nuevo y seguirán siendo los más votados.
    Espero equivocarme y que podamos hacer entender a la gente que un cambio es necesario, no un cambio de cromos, o sea PP por PSOE, si no un cambio real que ya veremos qué forma toma.

  2. El voto cautivo del PP en Talavera es tan fuerte y estable que volverán a ganar, a trancas y barrancas, pero volverán a salir. Esta ciudad de estómagos agradecidos tiene la memoria muy corta, de aquí a un año nadie se acuerda de los fracasos de unos y otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Actualidad