lunes, 10 agosto 2020

La pesadilla de los anzuelos en los Santos Mártires de Talavera no cesa

La radiografía muestra que el anzuelo estaba ya alojado en el estómago de ‘Nala’

La pesadilla para los dueños de perros del entorno de la Plaza de los Santos Mártires de Talavera no cesa.

Son ya cuatro años en los que algún desalmado de forma periódica deja anzuelos ocultos en comida para que los perros se los traguen, con el agravante de que el anzuelo lleva enganchado un sedal con el objetivo de que el apurado dueño tire de él para intertar sacarlo y hacerle el mayor daño posible al animal, incluso causarle la muerte.

Gracias al boca a boca y a las innumerables noticias que los medios de comunicación publicamos, los tres últimos casos se han resuelto sin consecuencias para la mascota y todo ha quedado en un desagradable susto. Tres casos que se han sucedido en los últimos quince días, tras varios meses de inactividad por parte de la ‘persona’ que realiza esta execrable práctica.

Final feliz para ‘Nala’

El último de estos casos nos lo relata el dueño de ‘Nala’, una perrita de la raza West Higland White Terrier que el domingo, sobre las nueve y media de la noche, engulló uno de esos cebos. Tras ver cómo colgaba un sedal de la boca del animal, sin tocarlo, acudieron rápidamente al Hospital Clínico Veterinario, que se halla justo al lado de la plaza y que se ha convertido en un especialista por las decenas de casos que lamentablemente ha tenido que tratar desde 2014.

El anzuelo con el sedal que afortunadamente la perrita pudo expulsar sin que le causara daño alguno

Tras la pertinente radiografía se comprobó que el anzuelo no se había enganchado en el tubo digestivo y que ya estaba alojado en el estómago de forma exenta. En estos casos cortar el sedal en la boca y darle al animal fibra para facilitar la evacuación intestinal son las dos pautas aconsejables e inocuas.

Por suerte, Nala expulsó 21 horas después, el lunes sobre las seis y media de la tarde, el anzuelo y el sedal envuelto en las heces y sólo ha habido que realizarle una nueva radiografía y una ecografía para comprobar que las paredes del estómago y los intestinos no habían sufrido ningún daño.

Un final feliz para nuevos casos todos ellos con el denominador común de que el desalmado siembra la zona de césped a la espalda de la iglesia, junto a los contenedores.

Visto que desde el Ayuntamiento no se toman medidas, como poner cámaras de vigilancia, los dueños confían que algún día alguien pueda ver actuar al desalmado e identificarle para que el peso de la ley caiga sobre él. En este sentido cabe recordar que la responsable del Centro de Recogida de Animales de Talavera, María Ángeles Núñez, ya avisó que la denuncia contra este ser inhumano sería por vía penal, por causar daño a un animal y por cometer un delito contra la salud pública.

El caso de ‘Nala’ aportará una nueva denuncia a la Policía Local de Talavera y también se interpondrá otra ante el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza).

Recogida de firmas

Por último, cabe significar que el pasado mes de marzo se abrió una recogida de firmas en la plataforma Change.org contra los anzuelos y el maltrato animal en la Plaza de los Santos Mártires, una petición que será remitida al Ayuntamiento de Talavera y que a la hora de redactar esta información llevaba registradas 1.030 firmas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -