3.5 C
Toledo
3.5 C
Talavera de la Reina
viernes, 3 abril 2020
- Publicidad-
- Publicidad-

El patinazo de Arturo Castillo, el liderazgo de Page y los nervios del PP

Arturo Castillo.

No creo que haya duda de que uno de los concejales del equipo municipal de gobierno de Talavera de la Reina que mejor atiende a los medios de comunicación e irradia simpatía es Arturo Castillo. Y por eso quizá haya extrañado tanto que el edil de Economía se haya expresado tan mal en las redes sociales acerca de una noticia que publicó este medio hace una semana.

Una noticia acerca de la Oficina de Promoción Económica, que parece que dará muchos jornales a los columnistas de la actualidad política talaverana. No hay que recordar que se levantó cierta polvareda con el nacimiento de este departamento y que, más tarde, se enturbió un poco con integrarla dentro de Ipeta. Y, por lo que parece, el Ejecutivo local aún no digerido el proceso porque no se explica por qué el bueno de Arturo realiza esta salida de pata de banco.

No conozco mucho en profundidad a Castillo, pero me da que le han azuzado para que entrara en esa refriega verbal que en nada le ha beneficiado. Es más, se le notó falta de control en una delegación de la que es el principal responsable. Y todo acaeció porque en la última sesión plenaria, Jonatan Bermejo –el que exigió crear la oficina para continuar apoyando al equipo de Gobierno- dijo –como bien se puede escuchar en el audio del pleno que publicó Rafa Berenguer en su cuenta de Facebook– que los 700.000 euros que se habían destinado para este capítulo ya se habían gastado y en qué.

Castillo, aunque quizá con la intención de no dejar mal al redactor de la información pero sí rogando que “quien informe lo haga con conocimiento de lo que está informando y no escriba cosas que nada tienen que ver con la realidad”, publicó una serie de razones por las que el dinero se ha dedicado a otros menesteres. Y es que en el Pleno el concejal popular no escuchó de boca de Bermejo lo que esperaba oir y luego trató de adaptarlo a lo que su grupo deseaba que hubiera dicho.

En fin, una batallita política más de esta Talavera de nuestros pecados que, lo peor, es que un buen hombre como Castillo ha querido desacreditar a un medio y a un gran profesional como Berenguer, el único que publicó tamaña noticia. Lo cierto y verdad es que Bermejo dijo lo que dijo y Castillo ha buscado tapar el asunto por todos los medios, aunque atentara contra la profesionalidad de un periodista y la credibilidad de AhoraCLM. No me imaginaba esto de Arturo Castillo.

Emiliano García-Page.

El liderazgo de Page

Ya se han apagado los ecos de las primarias socialistas. Los militantes están tranquilos porque se ha apaciguado el partido y porque dirigirá las evoluciones de la organización el líder indiscutible regional: Emiliano García-Page. Será a finales de mes cuando el PSOE de Castilla-La Mancha celebre su Congreso Regional y aquí expondrá los ejes a seguir para intentar revalidar la Presidencia de la región, nominar nueva Ejecutiva y, en fin, prepararse para los cuatro años venideros.

Ahora resulta que García-Page cuenta con menos contestación en el partido que sus dos antecesores en el cargo. Según los resultados de elección interna, el actual secretario regional no ha contado con el apoyo de un 28 por ciento de la militancia, mientras que Bono o Barreda –según se podía entrever en los distintos congresos porque entonces no existían las primarias- llegaron a padecer un 30 por ciento.

Quizá lo mejor que han tenido estas primarias para los socialistas –además de que ha hablado la militancia- es que no se ha producido escándalo alguno. Y es que las sedes han estado abiertas y las ejecutivas locales han colaborado. Y muy pronto llegarán los congresos provinciales y locales, unos actos en lo que da la impresión que habrá poca renovación dado los resultados que están obteniendo los actuales rectores. Pero tiempo habrá para analizarlo.

Cospedal, con el grupo parlamentario del PP.

Los nervios afloran en el PP

Y mientras el PSOE se coloca el traje de la tranquilidad, los nervios afloran en el PP regional. Cada vez está más claro que María Dolores de Cospedal no repetirá como candidata a presidir la Junta y parece que todas las papeletas para sustituirla las tiene Vicente Tirado, por mucho que él no lo pretenda.

Estos movimientos en la cabeza han traído cierta desorientación al partido y esto se nota en la forma de hacer oposición a nivel regional. Hasta los ayuntamientos gobernados por los populares han entrado en la pelea y, claro, se dan situaciones como que algún concejal solicita a la Junta algo de lo que no ha sido capaz de programar para su delegación.

Este jueves, en el Pleno de las Cortes regionales, el PP ha vuelto a mostrar su peor cara. Solicitó un debate sobre el déficit público y quiso hablar del asunto catalán para buscar una notoriedad que, al final, consiguió tras expulsar el presidente de la cámara a la diputada que debía de exponer su punto de vista del debate y que no lo hizo.

Los redactores de este medio de comunicación están más enfrascados en desmenuzar la actualidad regional que la nacional, pero igual dentro de unas lunas habrá que referirse a la actitud que está tomando el PP de Castilla-La Mancha en este asunto. Lo cierto y verdad que el PP en la región quiere hacer ver que la postura de García Molina, vicepresidente segundo del Gobierno regional y responsable de Podemos en Castilla-La Mancha, es otra de la que expresa: que debe de haber diálogo entre el Gobierno de la nación y el catalán, algo que piensan la mayoría de los españoles.

Y, de paso, mientras que ataca a Podemos se intenta señalar a Page. Y el actual presidente regional ya ha dejado clara cual en su posición sobre este asunto en innumerables ocasiones. El PP pide el cese de los dos integrantes del Ejecutivo regional que pertenecen a Podemos, pero no por su actuación como gobernantes de Castilla-La Mancha, sino por lo que piensa del proceso de Cataluña el líder nacional de la formación morada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Actualidad