3.5 C
Toledo
3.5 C
Talavera de la Reina
martes, 7 abril 2020
- Publicidad-
- Publicidad-

Los toros vuelven a La Caprichosa de Talavera por la puerta grande

Los toros volvían a La Caprichosa después de un año sin actividad en el emblemático coso talaverano y lo hacian con un encierro de El Tajo y la Reina para los diestros Diego Urdiales, Morenito de Aranda y Paco Ureña que deparó la salida a hombros por la puerta grande de los tres espadas.

Ureña (i), Urdiales y Morenito de Aranda (d) salieron por la puerta grande de La Caprichosa

Urdiales se desquitó con su segundo

Habría plaza el torero de Logroño, gustándose en el recibo capotero. Inició la faena de muleta con un trasteo ante un bronco animal al que no pudo acoplarse en ningún momento. Lo mató de estocada contraria y tuvo que hacer uso del verduguillo. Escuchó silencio.

En el cuarto de la tarde se pudo ver al riojano cuajando al toro al natural, dejando unos naturales limpios que le valieron para cortar los 2 apéndices al castaño de El Tajo.

Morenito, brillante

Morenito de Aranda tuvo un gran inicio capoteril dejando unas de las mejores verónicas de la tarde. En banderillas hay que destacar a Manuel Zamorano, que puso la plaza en pie tras sus dos pares de brillante ejecución. Con la muleta el de Aranda de Duero sacó una gran faena con varios cambios de mano y unas trincherillas que hicieron que el público entrara en la tarde. Mató de pinchazo hondo que le valió para pasear una oreja.

En el segundo de su lote se pudo ver una gran faena del burgalés que enseguida caló en los tendidos. Una faena por ambas manos que dejo unos naturales extraordinarios. Morenito cortó dos orejas y rabo.

Ureña, el gran triunfador

Ureña salió a por todas en el tercero de la tarde. Quitó por chicuelinas ceñidas. Ya con la muleta, el diestro citó desde los medio con unos ayudados por altos a un astado que se fue a la puerta de toriles. La faena tuvo de todo por ambas manos, mató de un pinchazo y una estocada atravesada. Cortó una oreja.

En el que cerraba plaza, un cinqueño negro zahíno, Ureña tuvo se gustó con el capote. Con la muleta el murciano empezó la faena de rodillas citando por ambos pitones. Se vio un gran Ureña al natural a un buen toro de El Tajo que no era de indulto pero entre la efusividad del público y la pasividad de Ureña para matarlo hicieron que el presidente, después de un aviso, concediera el indulto.

Los cabestros devolvieron a toriles al toro indultado, el sexto de la tarde

En definitiva, entretenida tarde de toros aunque con poca presencia de público en la vuelta de los festejos taurinos a La Caprichosa por mor de Talatauro SL, que ya adelantó a este digital en el mes de junio que para San Isidro los toros también están asegurados en el coso cerámico y se quere que sea con una cartel de primerísima fila. Veremos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Actualidad