3.5 C
Toledo
3.5 C
Talavera de la Reina
miércoles, 8 abril 2020
- Publicidad-
- Publicidad-
- Publicidad-

Paso del ecuador

 

Hace unas semanas se han cumplido un par de años de las elecciones municipales y autonómicas de 2015. Los resultados de las urnas son conocidos y asumidos desde hace tiempo. Las consecuencias las vamos digiriendo poco a poco. El atasco, culo de saco, punto muerto o como se quiera llamar a lo de la Junta era algo conocido y que se veía venir, antes o después, como los mosquitos del Tajo o las serpientes de verano. Lo de Talavera también, es decir, se sabía que nada de nada, que todo iba a seguir igual que en los cuatro años anteriores del Partido Popular, con el agravante que si lo del anterior mandato era consecuencia del divino castigo de la crisis, lo de ahora, cuando el país en teoría ya crece —no entro a diferenciar quién crece, y quien sigue igual o peor—, ya es harina de otro costal.

En Talavera hace tiempo que saltaron todas las alarmas. De la Junta no se puede esperar nada, ni antes con el PP de Cospedal, ni ahora con el Psoe de Page paralizado —es una buena excusa— por el enrocamiento de Podemos. Ahí está el despedazamiento de la ITI (Inversión Territorial Integrada) como pedrea para mejor y mayor publicidad de la dadivosa Junta, fiel calco de los mejores años bonistas. Nada de la Junta ni nada del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Talavera, ya perfectamente asentado con la mayoría absoluta artificial que no le dieron las urnas, pero sí los hechos consumados. Dígame usted un logro de este equipo de gobierno. Uno sólo. Ni suelo industrial, ni una visión contemporánea de ciudad —eso de a dónde queremos ir, qué queremos ser—, ni compromisos de cualquier otro gobierno, incluso del nacional del mismo color. Nada. Al contrario, la sensación es de que aquí no hay nada que hacer, mientras otras ciudades crecen, rebajan paro realmente, crean empleo y sientan las bases para un futuro que aquí no se tiene nada claro.

La alarma saltó hace tiempo al campo empresarial, que ve cómo desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento no se pone ni un solo ladrillo para salir de la crisis, sino que vamos abocados a perder el próximo ciclo económico de relativo crecimiento. Ya vamos tarde. Fedeto presentó sus doscientas y pico propuestas, y ante la inacción de lo que queda de la patronal talaverana, Vivimos Talavera también se ha puesto manos a la obra, porque más que el tren, se va la posibilidad de que esta ciudad salga del hoyo en otro par de décadas. Pero para hacer una tortilla hay que romper los huevos, o matar al padre, y hay que señalar directamente dónde está el problema, los responsables. Hay que analizar dónde reside el problema de Talavera, algo muy evidente, y apostar por soluciones. Talavera precisa liderazgo, calidad gestora y visión. Con lo que hay, el resultado será el que tenemos.

Lo que hay gobernando sólo sirve para certificar el hundimiento de una ciudad. Se sabe. Falta diseñar una fuerza que sea capaz de aglutinar y sumar, pero sobre todo de aportar y creer. De impulsar, exigir y crear un equipo de nivel para desde varios campos catapultar a Talavera y con ella a su comarca. No sirven las mediocridades, las servidumbres de partidos, los silencios comprados con liberaciones, y la política al uso que ha gastado, humillado y mutilado a Talavera de la Reina. Ahora verano, alguna serpiente, vacío hasta el otoño y los partidos de siempre engrasan sus maquinarias y congresos para presentar a las próximas elecciones las listas de siempre. Y las promesas de siempre, las mentiras de siempre, abocadas a los fracasos de siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Actualidad