3.5 C
Toledo
3.5 C
Talavera de la Reina
martes, 26 mayo 2020
- Publicidad-
- Publicidad-

Yo follolaba, tú follolabas, a nosotros nos follolaron

 

Es para hacérselo mirar. Que toda una Televisión Española sea partícipe de un hecho tan bochornoso como el que presencié ayer noche es como para que se reúna de urgencia el Consejo de Dirección para anunciar que desde hoy mismo se desentiende de este escarnio.

Sí, porque lo que hicieron ayer con el resto de aspirantes y con la audiencia fue una burla intolerable y cruel, una humillación innecesaria que pasará a los anales como una de las páginas más grises, si no negra, del Ente Público.

opinion base rafa dchaUn programa de participación serio no puede dar a conocer el jurado con dos días de antelación. Tampoco contar con dos ‘personas’ que por alguna causa, ellos sabrán, fueron a degüello a por Mirela y capitidisminuyeron a la talaverana Vanesa Klein. Y mucho menos dar a conocer el poder decisorio de las votaciones sobre la marcha. Ni, claro, hacer un Eurocasting que debió ser soberano, para luego meter a capón a cinco concursantes más no sé sabe muy bien de dónde ni por qué, o sí. Una vergüenza y auténtica tomadura de pelo.

Yo ni muchos menos soy entendido en música, pero cualquier neófito viendo la gala de anoche sabe que Mirela o Leklein hubieran sido justas vencedoras de hacerse con ese pasaporte para Kiev. ‘Contigo’ es una canción festivalera, muy pulcra, con ritmo y la chica tiene una buena imagen y se desenvuelve muy bien en el escenario. A mí, y no por ser talaverano, me gustaba más la de Vanesa Cortés porque Ouch! es igual de festivalera o más pero sin ese poso rancio que acompaña a España en casi todas las ediciones, salvo la de Chiquilicuatre, última vez que me tragué completo el Festival de la Canción de Eurovisión.

Para una vez que España puede decir ¡Hola Europa, ya somos europeos! unos intereses interesados dejarán ver por el escenario ucraniano a un chaval que ni canta ni tiene voz, más preocupado por peinarse que por tocar la guitarra y que demostró su catadura moral con ese corte de mangas de soslayo de despedida. Siempre he podido comprender, en parte, que en la derrota uno pueda tener mal perder por todo lo que haya podido rodearla, pero en la victoria no caben escusas para no demostrar elegancia. No sé… pero me ha venido a la mente Piqué.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Actualidad